El funcionario se refirió a las diferentes opiniones que recibió Ricardo Quintela al anunciar su deseo de ayudar a los empleados Estatales en sus deudas con financieras.


El secretario de Inclusión y Desarrollo Social, Alfredo Menem, quien acompaña al actual Gobernador Ricardo Quintela desde sus mandatos como jefe de la Comuna capitalina, expresó su opinión en relación a la noticia sobre el presunto asesoramiento de Amado Boudou y el plan para estatizar la deuda privada de los empleados públicos, de la que distintos medios del país se hicieron eco.

“Es una cuestión ideológica, de intereses políticos y económicos, cuando el Gobernador toca los intereses de la corporación saltan los perjudicados. Que en realidad no son perjudicados, son los que estafan a la gente. Estoy convencido del trabajo del gobernador, que viene peleando contra esto hace muchísimo tiempo.”

El secretario recordó que, ya en sus tiempos como intendente, Quintela instruía a los encargados de habilitaciones comerciales a tener tolerancia cero con la usura que atentaba contra los empleados públicos. “Acompaño la decisión del gobernador de estar del lado de la gente. No nos olvidemos que las grandes cadenas de supermercados y electrodomésticos son financieras disfrazadas”, remarcó.

“Yo que estoy en una cartera tan sensible, como lo es Desarrollo Social, escucho y veo todos los días el lamento de los empleados que cobran papeles o son amenazados por abogados y estudios jurídicos. Esa presión implica que, para salir de una deuda, los trabajadores contraigan otra, es una cadena insostenible que afecta a las familias”, concluyó Menem.




Comentarios