Autoridades de las principales instituciones de la industria vitivinícola criticaron hoy públicamente la conducción y administración de recursos de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), entidad que salió a asegurar su "transparencia en el manejo de los fondos y su respeto por la institucionalidad".

En una nota dirigida a su presidente Ángel Leotta, la entidad fue cuestionada por "la forma en que se conduce y decisiones tomadas que no han sido compartidas por todos sus miembros, como la asignación y ejecución de los recursos administrados, aportados por las empresas".

El gerente general de la Coviar, Carlos Fioqueta, aseguró que "siempre ha habido transparencia en el uso de los fondos con auditorías internas y externas y se ha trabajado institucionalmente con los integrantes de sus distintas cámaras".

En la carta sostiene que Argentina ha perdido más de 75% de su mercado interno de vino en las últimas cuatro décadas, con "exportaciones estancadas hace 10 años, siendo el país vitivinícola líder que menos se ha internacionalizado, exportando solo 20% de su producción".

"Es cierto que hay una caída en el consumo real, pero eso no es responsabilidad de Coviar", dijo el gerente.

La carta lleva la firma de Bodegas de Argentina, la Cámara Riojana de Productores Agrícolas (Carpa); Productores de Uvas en Fresco y Pasas (San Juan); Cámara de Exportadores de Vino de la Patagonia (Neuquén y Río Negro), Cámara de Bodegueros de San Juan y el Centro de Viñateros y Bodegueros del este (Mendoza).

Con sus firmas, estas entidades manifiestan que "la Coviar ha perdido su Norte, con una falla enorme en los canales de comunicación interna dentro del Directorio, alejándose de sus objetivos genuinos, siendo la misma desvirtuada, queriendo hacer de ella una entidad gremial empresaria nacional, por ejemplo, contratando consultoras para posicionar al organismo en vez de posicionar los productos de la vitivinicultura argentina".