Un momento insólito se vivió en una casa funeraria de La Plata, cuando una persona se acercó al cajón para despedir a su ser querido, que oficialmente había muerto por causas naturales, y notó una marca en su cuello que hizo que la Policía se llevara el cuerpo para realizar una autopsia.

Se trata de un hombre de 68 años que estaba internado en neuropsiquiátrico de La Plata, lugar en el que murió, según detalla El Día. Luego de realizar los tramites correspondientes, el cuerpo fue entregado a su familia para que realizaran la despedida correspondiente.

Fue en este contexto que una persona notó una marca rara en el cuello del difunto y esto terminó con un llamado a la Policía para que investiguen la muerte que en principio era por “causas naturales”, esto fue firmado por un profesional relacionado con el neuropsiquiátrico.

Este lunes se procederá con la autopsia para determinar cual fue el motivo de la muerte del hombre de 68 años; la causa quedó en manos de la fiscal Batina Lacki.