Funcionarios del Registro Provincial para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas de la provincia de Buenos Aires (ReBA) clausuraron en la madrugada de este viernes el bar restó “Ginger Hall”, ubicado en el centro de la ciudad de La Plata, porque en el interior del local se realizaba una fiesta electrónica con cerca de 100 personas, pese a las restricciones que rigen por la pandemia de coronavirus.

Según fuentes oficiales, se incautaron bebidas alcohólicas y se clausuró el local por no contar con la habilitación correspondiente.

Al titular del comercio y a la encargada, quienes organizaron la fiesta bajo la denominación “Secret Session”, se les labró un acta por el incumplimiento del Art. 205 del Código Penal, por atentar contra la salud pública y propagación de pandemia.

“Tal como indicó el ministro de Seguridad, Sergio Berni, estamos trabajando para desactivar y evitar fiestas clandestinas y aglomeraciones de personas en espacios públicos”, precisó el encargado del operativo, el director provincial Marcelo Montero, quien solicitó la colaboración de los ciudadanos denunciando este tipo de irregularidades a través del 911o del (221) 429-3386.