A diez años de la salidera bancaria en el centro de La Plata en la que fue baleada, Carolina Píparo dijo que hoy sigue siendo su "obsesión" que le expliquen por qué los delincuentes utilizaron "tanta violencia". A raíz de las heridas sufridas, Píparo perdió a su hijo Isidro de ocho meses de gestación.

"Lo único que esperaba era una explicación de por qué tanta violencia. Esa sigue siendo mi obsesión", aseguró Píparo que hoy es diputada provincial y está al frente de la secretaría de Asistencia a las Víctimas y Políticas de Género de la Municipalidad de La Plata. "Julio es un mes muy duro. Es como que revivo toda la semana, lo que ocurrió ese día y que hayan pasado diez años me parece increíble y doloroso", contó en relación al hecho ocurrido el 29 de julio de 2010.

Ese día, Carolina, que estaba embarazada de ocho meses, fue con a su madre a retirar dinero de la sucursal del Banco Santander Río ubicado en la avenida 7 y calle 42. Una vez con el dinero, se dirigió en auto a su casa. Al bajar del auto, fue sorprendida por dos "motochorros", uno de los cuales la tiró al piso, le pegó un culatazo en la cabeza y pese a haberle quitado ya el dinero le efectuó un disparo.

En el Hospital de Gonnet, los médicos le practicaron una cesárea de la que nació su hijo Isidro, aunque debido a las heridas que había sufrido la madre, murió una semana después.

En marzo de 2013, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Plata inició el juicio que duró casi dos meses, en el que se condenó a prisión perpetua a cinco de los siete integrantes de la banda que habían llegado al debate. "No esperé que me pidan perdón, porque no creo que yo pueda perdonar en nombre de mi hijo que ya no está. Yo lo que esperé en el juicio fue una explicación y esa era mi obsesión", explicó. "Necesitaba saber por qué además de tener el dinero, la cartera y todo lo que querían", el condenado Carlos Moreno le "disparó y el resto no hizo nada ante esa situación de tanta violencia".

Luego, el Tribunal de Casación bonaerense cambió la carátula de "homicidio criminis causa" a "homicidio en ocasión de robo" y redujo la pena de los cinco condenados a entre 23 y 25 años de prisión. En su momento, Píparo afirmó: "Si la justicia entendió que 24 años es lo que corresponde está bien y lo acepto porque hay muchísimas víctimas que ni siquiera tienen un juicio. Lo que sí espero es que cumplan su condena completa".

Al cumplirse 10 años de aquel terrible día, que conmocionó al país e impulso nuevas medidas de seguridad en los bancos, el intendente Julio Garro le dedicó un mensaje en Twitter: "Hoy se cumplen 10 años de la brutal agresión que recibió @CarolinaPiparo y el asesinato de su hijo Isidro. Admiro su valentía y energía para transformar el dolor en justicia".

Fuente: Télam