Denunciaron que varios casos son consecuencia de violaciones y abusos intrafamiliares


El debate por la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral se profundizó en la provincia como producto de que en medios nacionales se publicó una noticia en la que se expone que en una escuela del barrio Alto Comedero se registra 30 alumnas embarazadas, y varios casos serían consecuencia de violaciones y abusos intrafamiliares.

Las adolescentes tienen entre 12 y 19 años y este alarmante número de casos se conoció por un relevamiento que reveló que algunas jóvenes habían sufrido abusos y violaciones dentro de su ámbito familiar.

Ante esta situación, el Ministerio de Educación provincial busca implementar en las escuelas la ESI (Educación Sexual Integral). En este contexto, la responsable de este programa, Patricia Morales, dijo a Clarín que “en el Operativo Aprender, en la encuesta, el 80% de los estudiantes había pedido tener información. Y es lo que estamos tratando de hacer, de que llegue a todos y todas las alumnas de todos los niveles”.

Morales comentó que se está capacitando a docentes y se quiere implementar la creación de salas maternales para que puedan ir los bebés de las alumnas y de esa manera ellas no abandonen los estudios.

Esto generó una gran polémica porque al igual que el debate sobre la ley de Interrupción del Embarazo, la implementación de la ESI también generó divisiones, entre quienes están a favor y los que están en contra. “Si bien hay sectores que se oponen a la educación sexual, como los colegios privados religiosos, donde sí hay adoctrinamiento, no nos van a doblegar -advirtió Morales-. Las escuelas están motorizadas en el buen sentido”, sostuvo.

En las redes sociales los jujeños se volcaron a debatir sobre esta impactante noticia y especular sobre cual es la escuela del barrio Alto Comedero a que se refiere la información.

Se trataría de la Escuela Municipal “Marina Vilte”, pero tanto su directora como el secretario de Desarrollo Humano del municipio, José Luis Sánchez, aclararon que “es erróneo el porcentaje atribuido a la Escuela Municipal Marina Vilte”.

“La escuela cuenta con talleres interdisciplinarios que abordan esta problemática y esto hace que nuestra población educativa tenga educación sexual a nivel secundario, lo que redujo notablemente a menos de un 1% los embarazos en adolescentes, sobre una población de 440 alumnos. A las adolescentes embarazadas, la institución las contiene y apoya para la continuidad de sus estudios”.

Eso dice un comunicado de la Municipalidad capitalina para negar que se trata de la Escuela Municipal “Marina Vilte” y que en cambio la problemática se centra en otro establecimiento educativo, que para resguardar la identidad de las jóvenes no se revelará a que escuela asisten.






Comentarios