Ante el anuncio de parte de los municipios de Humahuaca, Tilcara, Purmamarca y sumado a otros, la Quebrada de Humahuaca reiniciará la propuesta destinada a los jujeños exclusivamente para el sector gastronómico, a partir de este fin de semana largo. Esto genera en propietarios de restaurantes y comedores una gran expectativa, para reencauzar sus finanzas en estos tiempos de crisis.

Cabe decir en primer término que todo anuncio de apertura de los comercios y servicios vinculados al turismo se debe tomar con mesura, ya que la realidad en cuanto a la seguridad sanitaria vinculada al Covid-19 es aún aleatoria, considerando los permanentes altibajos de la curva de contagios en la provincia y el país.

El sector turístico privado de Jujuy, a través de sus distintas instituciones, ya manifestó el deseo de una apertura paulatina con las normas que el protocolo de cada rubro establece, que le permita evitar el cierre definitivo de sus emprendimientos o empresas. Es imprescindible la agilidad de cada Estado municipal y el provincial a través del COE y sus Ministerios, en analizar cada rubro y habilitar a los mismos en la medida que la situación apremie y amerite.

Ramón Aisama, referente de la ONG Brindar.

Queda saber cómo responderá el jujeño a la propuesta, considerando que aún se percibe en parte de la comunidad, un sentido de responsabilidad al quedarse en casa, pero también un entusiasmo de jóvenes y adultos a salir aun a costa de las recomendaciones.

También será muy importante la coordinación interna de cada Municipio, para el control y puesta en marcha de los procedimientos y acciones para ejecutar de manera responsable la apertura de los locales gastronómicos. Si bien hubo reuniones entre municipios y los empresarios, será necesaria una coordinación con las áreas del Gobierno provincial pertinentes, para asistirse en todo momento y llevar adelante una acción planificada y coordinada entre todos los actores.

Si las experiencias de esta nueva apertura al sector gastronómico funcionan, seguramente permitirán seguir de manera progresiva con otros rubros del sector turismo, como guías, agencias de viajes y hoteles. A esto debemos añadir la intención del Gobierno provincial de abrir el aeropuerto "Horacio Guzmán" a vuelos limitados de cabotaje, a partir de la segunda quincena de octubre, lo que permitiría preparar el terreno para la posible llegada de algunos turistas nacionales. Sin embargo aquí se debe definir cuestiones más complejas y de articulación entre los Estados provincial y nacional.

El compromiso y el trabajo en equipo entre los empresarios gastronómicos, los municipios y el Estado provincial, sumado al comportamiento responsable de los jujeños que visiten los distintos lugares turísticos, serán los puntos principales a ser observados por el conjunto del sector y la comunidad en esta nueva fase de apertura.

Si se logra un trabajo articulado entre todos, el turismo de Jujuy puede volver a respirar.

(*) Consultor en Turismo, directivo de la ONG Brindar, exdirector de Turismo de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy.