Acorralado por las evidencias y mortificado por su conciencia, un hombre confesó ser el asesino de Gabriela Abigail Cruz, la joven de 24 años que estaba desaparecida desde hacía una semana en Palpalá y que fue hallada muerta este jueves en la zona de las Serranías de Zapla.

Si bien no trascendió la identidad, se sabe que se trata de una expareja de la mujer, quien al ser detenido por segunda vez confesó el femicidio y señaló el área donde después los investigadores encontraron el cuerpo.

Familiares de la víctima dijeron que el sujeto había estado participando de las búsquedas de Cruz, la tercera mujer asesinada en lo que va de esta semana en Jujuy y segunda en la jurisdicción del departamento Palpalá, donde en horas de la tarde de este jueves habrá una marcha en reclamo de Justicia.

El hallazgo del cuerpo se produjo en horas de la madrugada en una zona de espesa vegetación donde la policía, por orden judicial, realizaba rastrillajes en busca de la mujer, luego de obtener información sobre la existencia de un cadáver en esa zona.

Vista aérea de la zona próxima a las Serranías de Zapla, en la que se trabajó el miércoles y hasta la madrugada del jueves buscando a Gabriela Cruz.

"Se realizó un trabajo bastante meticuloso, se tenía identificado aproximadamente en dónde podría haber un cuerpo", dijo el fiscal de Investigación Darío Osinaga Gallacher.

Las tareas en el lugar fueron realizadas por personal de Criminalista y del Ministerio Público de la Acusación, junto con bomberos, y "se actuó conforme establecen los protocolos para este tipo de situaciones", añadió el funcionario.

En el marco de la causa por la desaparición de la joven ya estaba detenida su expareja, quien, según el fiscal, "habría incurrido en reiteradas contradicciones", ya que primero dijo no saber nada y luego admitió haber tenido una discusión con ella.

Por su parte, fuentes policiales consultadas por Télam dijeron que el el acusado "se quebró" y "confesó el crimen", lo que permitió la localización del cuerpo en ese lugar, al que se accede por un camino interno.

Fiscal de Investigación Darío Osinaga Gallacher.

El cadáver fue trasladado a la morgue del Poder Judicial de Jujuy, donde el viernes se realizará la autopsia de rigor, con el fin de determinar las causas de la muerte.

"Él es una persona violenta, se le iba a la manos y mi nieta se defendía", relató a la prensa Carmen Vega, abuela de Cruz, a la vez de señalar que antes de ser detenido, el asesino confeso "estuvo participando de los rastrillajes" organizados para encontrar a la joven.

Por ello la dolida abuela de Gabriela no dudó en calificarlo como "un cínico" y pidió "cadena perpetua" para el individuo, quien había sido demorado en primer momento de la investigación y se le secuestró dos vehículos, aunque luego fue liberado.

A partir de nueva evidencia, el hombre volvió a ser apresado el miércoles a la noche, y tras su confesión quedó acusado del femicidio, causa que pasó a la Fiscalía Especializada en Delitos Graves Contra las Personas y Femicidios, a cargo de Diego Cussel.

Efectivos de la Policía y Bomberos que fueron desplegados para buscar a Gabriela Cruz en Palpalá.

Cruz desapareció la semana pasada cuando salió de su casa de Palpalá, en el barrio Santa Bárbara, para realizar una compra en un almacén y nada más se supo de ella.

El pasado lunes, también en esa ciudad situada a 14 km de San Salvador de Jujuy, fue hallada estrangulada Iara Sabrina Rueda, una adolescente de 16 años que estaba desaparecida desde el miércoles 23 de septiembre, un día antes que Cruz.

En tanto el martes, Roxana Mazala (31) fue hallada muerta en la ciudad de Perico -33 km al sur de esta capital- junto a su pareja, que la mató y luego se suicidó.