La drástica medida alcanza a Libertador, Calilegua, Fraile Pintado y Perico.


Como medida de impacto para tratar de forzar el descenso de la curva de contagios en zonas rojas de la provincia, el Gobierno jujeño dispuso un muy estricto cierre de actividades en las ciudades de Libertador General San Martín, Calilegua, Fraile Pintado y Perico.

La medida tiene vigencia desde el primer minuto de este miércoles y se extenderá hasta el viernes 31, aunque el régimen de restricciones se prolongará allí debido a que el Poder Ejecutivo provincial ha dispuesto sostener en todo el territorio durante el próximo fin de semana el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) en los mismos términos que el domingo pasado.

Los quince rubros autorizados a funcionar durante el aislamiento obligatorio en Libertador, Fraile Pintado, Calilegua y Perico.

Fue el ministro de Desarrollo Económico y Producción, Exequiel Lello Ivacevich, quien explicó los alcances de la decisión que minutos antes había anunciado el gobernador Gerardo Morales en la presentación del informe diario Comité Operativo de Emergencias (COE).

El funcionario hizo un enunciado de las quince actividades y servicios esenciales autorizados en el marco del artículo 6° del decreto que estableció el aislamiento obligatorio, entre lo que se cuenta farmacias, estaciones de servicio, venta de garrafas de gas, veterinarias, gomerías -exclusivamente para vehículos afectados a las actividades esenciales-, transporte de mercaderías, reparto a domicilio -modalidad “delivery”-, etc.




Comentarios