Se ordenó "encapsular" dos localidades jujeñas, por un nuevo caso de coronavirus


El caso de un camionero jujeño que regresó a la provincia tras un largo viaje por el centro y este del país y algunos días después presentó síntomas de Covid-19, resultando positivos los análisis de laboratorio, obligó a que las autoridades ordenaran este miércoles que las poblaciones de Fraile Pintado y Calilegua -ubicadas en el suroeste provincial- cumplan con una cuarentena obligatoria por siete días, sin flexibilización de actividades.

La orden impartida por el gobernador Gerardo Morales obedece a que el transportista -que superó el primer test rápido por cuanto en ese momento todavía no había desarrollado anticuerpos- no atendió acabadamente las recomendaciones de los agentes de control y en vez de permanecer confinado 14 días en su domicilio, salió a la vía pública en su localidad, Fraile Pintado, como también se reunió con otras personas en la vecina Calilegua.

La novedad del que se transformó en el séptimo caso de coronavirus en la provincia, todos importados, fue confirmada en el informe N° 78 del Comité Operativo de Emergencias (COE), marco en el que se dio a conocer que se trata de un camionero que fue internado en el hospital “San Roque” de esta capital.

“Se trata de un caso importado, pero pone en riesgo a la comunidad”, indicó Morales.

“Hemos dispuesto siete días de cuarentena obligatoria en Fraile Pintado y Calilegua para tener la garantía que no tenemos circulación local del virus”, dijo Morales, y explicó que se adoptó esa medida en razón de que el chofer portador del virus “no permaneció en su domicilio” y se desplazó por ambas jurisdicciones.

Este hombre había viajado la semana pasada hacia las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, y ya de regreso, al ingresar a territorio jujeño se le realizó el test rápido de coronavirus, que dio resultado negativo, pero el martes presentó síntomas de la enfermedad.

Efectuado el test PCR y obtenido el resultado positivo sobre la muestra del chofer, el COE dispuso el traslado a San Salvador de Jujuy de al menos 15 personas que habrían tenido contacto con el hombre portador del virus, para realizarles los estudios correspondientes y determinar si existen nuevos casos de Covid-19.

Sobre las medidas restrictivas de actividades en Fraile Pintado y Calilegua -que suman unos 20.000 habitantes y ahora vuelven a la fase 1 de la cuarentena-, el plan ordenado es “para prevenir que aparezcan personas con síntomas”, dijo Morales.

De tal manera, los habitantes en general de dichas localidades no pueden salir de sus domicilios, sólo podrán hacerlo para efectuar compras de cercanía y concurrir a farmacias.

Cuadro sinóptico que refleja el estado de situación al miércoles 27 de mayo, en Jujuy.

En cambio, personal esencial tendrá que concurrir a sus lugares de trabajo, y se anticipó que para verificar el cumplimiento de lo ordenado, se intensificará los controles de seguridad y sanitarios en esa región.

En su presentación, el Gobernador aclaró que “no es mi intención estigmatizar, sin embargo, a cada uno de nosotros nos cabe una responsabilidad y la del camionero es quedarse en su casa hasta el próximo viaje o luego de transcurridos catorce días”.

“El rol de los camioneros es importante, porque garantizan el abastecimiento, por lo tanto, tienen una gran responsabilidad, lo mismo que las empresas para las que trabajan”, completó.

En Jujuy desde que se declaró la pandemia por coronavirus se lleva registrados siete casos positivos, todos importados, de los cuales cinco fueron dados de alta recuperados, mientras que dos permanecen internados en el hospital “San Roque”.




Comentarios