Son hinchas del Deportivo Independiente Medellín que siguieron a su equipo en Buenos Aires.


Después que se conociera la situación de un grupo de hinchas colombianos sometidos a cuarentena en la ciudad de La Quiaca por el cierre de la frontera con Bolivia, la dirigencia de su club, el Deportivo Independiente Medellín (DIM) reclamó al propio Gobierno de Colombia ayuda para los 16 aficionados.

El contingente cumple por estos días el aislamiento preventivo obligatorio en un salón cedido por el municipio de La Quiaca -284 km al norte de San Salvador de Jujuy- y custodiado por las fuerzas de seguridad, desde donde denunciaron estar recibiendo malos tratos por parte de las autoridades argentinas.

“En estas condiciones están nuestros compañeros en la ciudad de La Quiaca -provincia de Jujuy (Argentina)-. Reprimidos, aislados, humillados por las autoridades y sin una entidad del Gobierno argentino o colombiano que vele por sus derechos”, reclamó en Twitter la barra conocida como “Rexixtenxia” en el país cafetalero.

El mensaje acompaña un video en el que se ve a varios de los colombianos en el salón en el que están confinados desde el 17 de marzo. La escena muestra cómo personal policial, con equipos de seguridad epidemiológica, revisa sus pertenencias.

“Están totalmente controlados y monitoreados, con todo el seguimiento sanitario”, dijeron por su parte autoridades del Comité Operativo de Emergencias – Coronavirus (COE), que advirtieron que si violaban la cuarentena serían “detenidos y penados conforme el Código Penal”.

El contingente de hinchas colombianos que permanece en La Quiaca espera ayuda del Gobierno de su país.

Los hinchas del equipo “paisa” regresaban vía terrestre a su país y de acuerdo a versiones periodísticas “fueron devueltos por las autoridades policiales del vecino país” ante el cierre de fronteras por la pandemia.

“No pudieron pasar a territorio boliviano por el cierre de fronteras, por lo que se decidió que debían permanecer en aislamiento preventivo”, dijeron autoridades provinciales.

Michael Taborda, uno de los simpatizantes del DIM que está sometido a la cuarentena, relató que “aún no había comenzado la medida en Argentina, pero en cambio en Bolivia sí, por lo que no permitieron el paso”.

“Ante esto la policía no nos permitió alojarnos en un hotel, ni en ningún lado, porque estaban multando si dejaban alojar a alguien”, dijo también a medios quiaqueños el hincha colombiano, y añadió que el primer día amanecieron “en la calle” porque no obtenían “respuestas”.

“Necesitamos hablar con recursos humanos para que la Alcaldía de Medellín con el presidente, Iván Duque, nos colaboren. Nosotros no estamos detenidos ni estamos haciendo nada malo”, dice uno de los hinchas en la filmación.

Frente a estas circunstancias, el club colombiano emitió un comunicado en el que lamenta la situación que están atravesando los hinchas que se encuentran en la frontera argentino-boliviana e hizo un llamado a los entes gubernamentales y las autoridades para afrontar de manera inmediata la cuestión.

Además, el club “Poderoso”, como también se conoce al Medellín, solicitó a la Cancillería adelantar las gestiones necesarias que permitan “preservar la integridad de estas personas”.

Los simpatizantes colombianos habían presenciado el partido de su equipo con Boca Juniors en la Bombonera el 10 de marzo por la segunda fecha del grupo H de la Copa Libertadores, cuando, al regresar se encontraron con la frontera cerrada al paso y desde entonces no pudieron continuar viaje hacia su país.

La situación pandémica epidemiológica por el coronavirus en la frontera, sumado a este episodio extra futbolístico había generado “cierta preocupación entre los vecinos de La Quiaca”, expresó el COE, pero garantizó la estricta vigilancia del cumplimiento de la cuarentena de este grupo y otros extranjeros en la misma situación.




Comentarios