En Puerto Iguazú, los últimos cuatros días la demanda se triplicó debido al intenso movimiento turístico y a que los brasileros llegan a la tierra colorada para cargar el tanque por el cambio de moneda. Por lo tanto, en las cuatro estaciones de servicio, los automovilistas esperan por más de una hora y media para cargar el tanque; además se estima que el problema se agravará a finales de este mes.

Joaquín Barreto, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Puerto Iguazú (CCI), habló sobre esta situación. “Desde el martes está complicado, el problema es que en las YPF se agota rápido el combustible y termina colapsando la Shell”.

Además, especificó que “el miércoles se registraron más de tres cuadras de filas de autos argentinos. Hay mucho turismo nacional”, y agregó que “muchos fueron a Puerto Libertad para cargar combustible debido a que en la ciudad no había, pero no es la solución porque pueden cargar $3.000″.

En este sentido, consideró que “la proyección hasta fines de febrero es que se tendrá alrededor de un 90% de ocupación en la ciudad” y dijo que “se estima que el problema se va a acentuar después del 20 de enero porque al principio llega el combustible por el cupo, pero el faltante se puede agudizar más cerca de fin de mes”.

En cuanto a los autos brasileros, mencionó que “se mantiene la demanda y se observa siempre entre cuatro o cinco cuadras de fila de autos. Se les carga combustible después de mediodía, pero desde las 7:00 horas se ve que están esperando”.

Por otra parte, Faruk Jalaf, titular de la Cámara de Estaciones de Servicio del Nordeste Argentino (CESANE), señaló que “en Iguazú e Irigoyen seguirá faltando combustible porque son lugares donde el cruce es simple y eso permite que desde Brasil vengan a cargar combustible, más complicado estará Iguazú porque muchos están de turismo”.

En cuanto a los cupos, sostuvo que “cada vez se va a ir comprimiendo más, tal como lo están haciendo en otras provincias”. También sostuvo que las distribuidoras dicen que los precios no les cierran; al mismo tiempo, indicó que “son ocho meses de congelamiento en el combustible; es decir que hay un 24% de atraso en el precio sólo por la inflación”.

Agregó que “no hay faltante de producto, desde las distribuidoras, pero el problema es la inflación que nos está comiendo nuestro margen de ganancia y estamos trabajando a pérdida”, concluyó.

FUENTE: NORTE MISIONERO