Una joven pareja viajó por cuatro meses en bicicleta desde Córdoba hasta la ciudad de Puerto Iguazú para que ella alcance su sueño de conocer las Cataratas. Se trata de Camila Siarczyñski Rodríguez y Josué Nicolás quienes partieron el 7 de enero y arribaron a la ciudad del norte Misionero en los últimos días tras cuatro meses de viaje.

La pareja realiza changas en albañilería, herrería artesanal y fabrican vasos a partir de botellas. Decidieron fabricar una bicicleta doble ellos mismos y emprender viaje con los conocimientos en estos oficios. “Una vez que la armamos decidimos salir, arrancamos la travesía el 7 de enero. Salimos con las herramientas necesarias para mantener la bici en el camino y con la carpa para descansar por las noches. En uno de los tramos rompimos la bici en medio de la nada y de noche, ya no teníamos batería en las luces de emergencia, por suerte un camionero paró y nos llevó al pueblo más cercano”, recordó Camila.

En la entrevista exclusiva con el diario local El Territorio, la joven indicó que pedalearon bajo lluvia y con mucho sol, haciendo un promedio de 60 o 70 kilómetros por día. “Una jornada llegamos a recorrer cerca de 110 kilómetros, fue en Corrientes, como es llano es más fácil de avanzar”, comentó.

La pareja reconoce que el trayecto más difícil fue Misiones, “las rutas son difíciles, muchas subidas y bajadas. Estuvimos varios días en San Ignacio, optamos por trabajar unos días ahí, conocimos una familia humilde que también sobreviven de changas que nos ayudó, hicimos vasos de botellas para vender y de paso enseñamos cómo hacerlo para que tengan otra salida laboral. Ahí adoptamos una perrita abandonada que tenía un mes y medio aproximadamente, conseguimos un canasto, lo adaptamos a la bici y seguimos viaje”, contó.

En la localidad de Caraguatay, un camión que pasó a alta velocidad los atropello y tiró al costado de la ruta, “una de las ruedas quedó como una L, nosotros nos lastimamos bastante y nos refugiamos unos días en Montecarlo hasta recuperarnos y conseguir unos pesos para reparar la bicicleta y seguir viaje”, detalló.

Al llegar a Iguazú, fueron a Cataratas, “el domingo logré conocer las Cataratas. Estoy tan feliz, pensé que ya no podría cumplir mi sueño, no salgo del asombro, había poca agua, pero vi muchos animales, la Garganta del Diablo y estoy agradecida porque pese a los escasos recursos económicos y a las trabas que enfrentamos, cumplí mi sueño. Ahora vamos a planificar el regreso a Córdoba”.

La joven ya había intentado conocer las Cataratas anteriormente, por lo que había venido con un grupo de amigos a dedo. “Caminamos más de lo que anduvimos en vehículos, pero no me importaba porque mi sueño era conocer Cataratas. Mi mamá las conoció y me contó, vi videos y fotos y quería vivir esa experiencia”, comentó Camila en diálogo con El Territorio. Sin embargo, en esa ocasión la joven no logró ingresar al Parque Nacional.