Las estafas telefónicas y bancarias continúan sucediendo, y en este caso intentaron estafar a un vecino de la ciudad de Puerto Iguazú. La mentira utilizada era que le iban a comprarle un auto que el hombre tenía en venta y le pedían que se acercara a un cajero para “confirmar el depósito”.

Silvio Jiménez contó sobre el intento de estafa en una entrevista con Radio Yguazú. En primer lugar le mandaron audios desde un número de Buenos Aires por WhatsApp, y le hicieron una oferta por un vehículo en venta que había publicado en las redes sociales. Según le indicaron era para un hijo de ellos que se encontraba en Apóstoles.

Luego de ello, le dijeron que el pago se realizaría por un transferencia bancaria, y el vendedor le ofreció dos cuentas sugiriéndole una en particular, y los ofertantes pidieron que sea por la otra. Mientras tanto, Jimenez ingresó a las redes sociales en búsqueda de estas personas, pero no encontró datos.

Las sospechas del hombre crecieron dado que se trataba de una persona de Buenos Aires que iba a comprar un vehículo sin antes mirarlo. Al día siguiente recibió una llamada de este señor, diciéndole que estaba en el cajero intentando realizar la transferencia, y dijo que “en un momento se le corta el cajero, le queda todo borroso la pantalla y me dijo que estaba muy enojado, que no entendía porque paso eso”.

Luego de eso, el comprador le comunica a Silvio que se quedara tranquilo, que ya llamó al banco y que en breve le iba a llamar una operadora del banco, allí Jiménez le contestó que esperaba el llamado. Luego de eso, recibió la llamada de un número de Buenos Aires, que le dijo: “Hola, que tal, te estoy llamando del banco Macro, tenemos conocimiento de que recibiste un depósito con un monto x a tu cuenta, por favor necesitamos que nos digas cuál es el monto para corroborar, le contesté que el monto era de tanto y me dicen correcto, ahora lo que necesitamos es que te dirijas hacia un cajero del banco Macro lo más pronto posible, no me cortes estate siempre en línea. Necesitamos que estés frente al cajero para que te tomen las cámaras de seguridad, que esto sea seguro para vos y que ingreses la siguiente clave que nosotros te vamos a mencionar”.

Esta situación confirmó la sospecha de estafa del vecino de Iguazú por lo que dejó su teléfono colgado. Después de esto recibió 5 llamadas perdidas y le volvió a llamar el supuesto comprador, diciéndole que le atienda al operador porque necesitaba confirmar el pago.  “Ya me había dado cuenta que era toda una estafa y le digo que se quede tranquilo que había recibido el dinero, le seguí la acción porque quería saber hasta dónde llegaban y el comprador me contestó que no quería seguir más el negocio, que por favor le devuelva el dinero.  Hasta que me convencí de que era una estafa y le bloqueé el teléfono”, finalizó Jiménez.