El conflicto entre ambas crece y se registraron situaciones de violencia.


Integrantes de la comunidad mbya Fortín Mbororé de Puerto Iguazú, denuncian a integrantes de laa comunidad Mirí Marangatú, por el desmonte de especies nativas. Desde hace meses trabajan en conjunto con la Policía ambiental y personal del Ministerio de Ecología de la provincia para frenar el apeo ilegal que se registra en su territorio.

La comunidad Mirí Marangatú tiene su asentamiento dentro del territorio de Fortín Mbororé, ya que la primera nació cuando un grupo se enojó con el cacique Silvino Moreyra y decidió crear su propia aldea en las mismas tierras. Actualmente el conflicto entre ambas crece e incluso se registraron una serie de situaciones de violencia entre las dos comunidades.

En lo que va del año, los encargados de la seguridad del territorio de la aldea denunciaron más de cuatro veces a la comunidad Mirí Marangatú por la tala indiscriminada de árboles e incluso intervino la Policía Ambiental, pero la situación continúa igual.

“Están devastando nuestra reserva, no sabemos bien cuántas hectáreas de monte ya perdimos pero estimamos que al menos el 60 por ciento del monte ya fue cortado. Intentamos hablar y no funcionó, vino la Policía y hubo problemas mayores, ya no sabemos cómo parar”, explicó Eriberto Aquino, uno de los encargados de la aldea Fortín Mbororé a El Territorio. Además, denunció que la comunidad está loteando sus tierras y vendiéndolas, por lo que piden la intervención de Asuntos Guaraníes.




Comentarios