Un grupo de 17 turistas se quedaron varados en el Puente Internacional Tancvredo Neves que une las fronteras de la ciudad e Iguazú, Argentina y Foz de Iguazú Brasil. Allí pasaron la noche durmiendo en colchones húmedos sobre el paso fluvial, detrás del vallado que instaló Gendarmería Nacional para evitar el ingreso luego del cierre definitivo de fronteras de nuestro país.

"Fue la noche más larga de nuestras vidas", indicó uno de ellos, en el medio de la incertidumbre de no saber qué harán ahora que no pueden ingresar a la Argentina. Por un "limbo jurídico" quedaron varados cuando intentaron volver a sus provincias y ahora no pueden entrar al país, ni tampoco retornar a Brasil.

Una correntina que viajó a Miami, Estados Unidos, antes de febrero contó que durmieron a la intemperie, bajo una carpa sanitaria improvisada y con en colchones que les entregó la Gendarmería Argentina. "Estaba húmedos porque llovió un poco acá ayer por la tarde", detalló.