Según el comisario Juan Benito García, la adolescente que fue hallada junto a otros tres cadáveres fue abusada antes de ser ejecutada. La Policía paraguaya busca a tres personas.


El fatal episodio que ocurrió a unos 25 kilómetros de Puerto Iguazú, en la localidad de Presidente Franco, conmueve a la comunidad de las Tres Fronteras. El lunes se conoció el hallazgo de cuatro cadáveres en un baldío y ahora comienzan a conocerse algunos detalles del cuádruple homicidio. El comisario Juan Benito García, del departamento de Policía del Alto Paraná dijo a ABC FM que “hubo abuso contra la menor de 16 años asesinada, novia de Julián Samuel Duarte Rodríguez de 20 años”. El joven, conocido como “El Gordo”, era buscado por la policía paraguaya hace aproximadamente un año.

Por el momento descartan que se trate de un caso de una ejecución realizada por sicarios y según el comisario, “los tres sospechosos del crimen estaban en la casa. A las 1:30 llamaron a la adolescente y posteriormente llegó su hermano. Allí compartieron con la familia. Lo que ella hizo fue venir junto a su novio. Hubo abuso contra ella, a lo mejor se opuso el novio. Los que produjeron los disparos no son personas de afuera, la pelea se produjo dentro de la casa, la mayoría estaba armados y vimos que había tres pistolas”.

Además de la adolescente de 16 años que fue abusada y asesinada, también mataron a su novio de 20 años, al hermano de la joven y a un vecino identificado como Edilio Fernando Villalba Oviedo de 46 años.

De acuerdo a los primeros indicios, lo que habría desencadenado la tragedia fue el excesivo consumo de alcohol, aunque se presume que, una de las tres personas buscadas, mantenía un conflicto el novio de la adolescente, según publica el diario ABC de Paraguay.

El comisario Benito García dio el nombre de dos de las tres personas buscadas: “Miguel Ángel Caballero Rodriguez de 20 años y Gabriel Ramírez Domínguez de 18”. Dijo que los trabajos de investigación son complicados, “porque es una zona ribereña y la gente del lugar tiene miedo de hablar, nadie ve, nadie escucha nada, hay vecinos cerca de la casa pero dicen que no se percataron de nada. Cuando revisamos la bolsa de basura, encontramos toallas y trapos de piso que usaron para limpiar la escena del crimen, además encontramos cinco casquillos pero presumimos que hubo más disparos”, completó.




Comentarios