Lo captó con su cámara el joven norteamericano Ryan Wei y la guía Nanny Reichert dijo que solo había visto 3 en más de tres décadas en el Parque do Iguaçu brasileño.


Un oso hormiguero más conocido en la selva como “Tamanduá” causó conmoción entre los turistas y su imagen copó espacios en las redes. Apareció de pronto este fin de semana largo y un muchacho de Estados Unidos lo fotografió en el Parque Nacional do Iguaçu del lado brasileño. El animal de grandes dimensiones cruzó la calle y se escabulló rápidamente en la selva.

Tamanduá bandera en la selva paranaense del Iguazú, que comparten Argentina, Brasil y Paraguay. (Misiones Online)

“Un tamanduá bandera apareció de repente para nuestra sorpresa en el Parque Nacional do Iguaçu ayer, viernes. Raro presenciar una aparición de este animal. El encanto y el balanceo de su cola al caminar es surrealista” escribió en las redes sociales la guía de turismo Nanny Reichert que también lo vio pasar junto al grupo con el que estaba.

Nanny sostuvo que “nosotros le decimos Tamanduá Bandeira. Yo soy guía de turismo hace 32 años y he visto este ejemplar 3 veces en mi vida, cruzando rutas. Soy muy agradecida por el control de velocidad del Parque, es la única manera de preservar las especies”. La guía relató a Misiones Online lo que significa esta aparición de este animal.

Tamanduá Bandera. El ejemplar vuelve a su hábitat selvático luego de una travesura en uno de los caminos de acceso al Parque Nacional do Iguaçu. (Misiones Online)

Y agregó “cuanto menos avistamiento hay, es porque en mejores condiciones está el hábitat. Por el tamaño adulto de este tamanduá, podemos decir que estamos respetando la naturaleza, en riesgo de extinción por factores externos, como por ejemplo las deforestaciones y quemas de la vegetación que se realizan”.

Las imágenes fueron tomadas en el momento justo por Ryan Wei, un turista estadounidense de 16 años que visitó las Cataratas del Iguazú. El joven se llevó una experiencia inolvidable ya que además de haber disfrutado de una de las maravillas naturales del mundo, presenció y captó con su cámara a uno de los ejemplares icónicos de la rica selva paranaense.

El oso hormiguero gigante, (Myrmecophaga tridactyla) también conocido como tamanduá guazú o yurumí (boca pequeña en guaraní) es la mayor especie de oso hormiguero. Vive en solitario o por parejas, moviéndose siempre y recorriendo grandes extensiones con el hocico hacia el suelo en busca de insectos. Come insectos, como hormigas y termitas, y también miel.

Mide alrededor de un metro de longitud y su cola de 60 a 90 centímetros, un adulto puede medir dos metros de extensión, desde el hocico hasta su cola y pesan de 25 a 40 kilos. El hocico es muy alargado y cónico. La lengua tiene 60 centímetros de largo y está recubierta por una substancia adherente para capturar los insectos de los que se alimenta. Carece de dientes.

Su pelo del tronco, de color castaño o grisáceo, con una V negruzca y líneas blancas, es corto excepto en el lomo, que remata una crin unida al muy abundante pelambre de la cola, que presenta bandas plateadas y tonos castaños, negros y grisáceos. De allí su sobrenombre “bandera”.

En el 2015 el oso hormiguero se declaró en grave peligro de extinción, porque además de la caza por parte del ser humano también mueren por destrucción del hábitat. Mediante la ley Nº 2589 sancionada el 11 de noviembre de 1988, el oso hormiguero o “Tamanduá”, como se lo conoce en la tierra colorada, fue declarado monumento natural por Misiones.





Comentarios