Uma Avila es una joven modelo de Guaymallén que celebra la diversidad de los cuerpos en sus redes sociales. Con sus publicaciones motiva a mujeres que no se sienten cómodas con su cuerpo a liberarse de los prejuicios sociales.

//Mira también Entregan semillas para huertas agroecológicas en Guaymallén

La joven de Buena Nueva tiene 26 años y es una inspiración para todas aquellas mujeres que quieren lanzarse a la industria de la moda y creen que no cumplen con los requisitos para ser modelo. Sus fotos son la prueba que solo se necesita actitud y lograr trabajar el amor propio para lograrlo.

Su carrera comenzó siendo clienta de una tienda de ropa del departamento. La dueña del local la llamó luego de ver el estilo que tenia para armar sus looks. Para la encargada Uma cumplía con los requisitos que estaban buscando para generar contenidos en las redes sociales, tales como sacarse fotos o grabar videos.

“La verdad que me sentí muy cómoda con esa ropa y eso me ayudó a generar confianza. Siempre fue re difícil para mi encontrar ropa y sobre todo pantalones que vayan más allá del 42 en las tiendas convencionales”, expresó respecto a las falta de diversidad de talles en la provincia, a Vía Mendoza.

Uma Avila Breccia fomenta el amor propio en las rede sociales.Gentileza/ @uma.leona.avila

//Mira también Rivadavia convoca a candidatas a Reinas distritales para la Vendimia 2022

Toda la vida desee hacer esto no lo hago de forma profesional, pero siempre me muestro por redes sociales tal y cómo soy. Creo que poco a poco los cambios en este aspecto se están difundiendo y se esta comenzando a generar un cambio”, indicó.

Luego de un trabajo muy grande y de iniciar un proceso para lograr aceptar su cuerpo, la modelo publica fotos en sus redes sociales de looks increíbles y de fotos en bikini. “Siempre me muestro como soy, me gusta mostrar mi cuerpo como una herramienta de rebeldía política. Adoro mostrar la vulnerabilidad de los cuerpos en mis posteos”, señaló.

La joven es una inspiración para muchas mujeres que luchan por aceptar su cuerpo en un sociedad donde por años el estereotipo de belleza fue la delgadez. “Luego de sentirme por mucho tiempo marginada y con miedo a ser juzgada hoy puedo decir que abrazo con amor y fuerza cada parte de mi cuerpo. Cada rollo, cada estría y cada parte de él”, dijo.

“Me gustaría que si una persona tiene un mal día con su cuerpo vea una foto mía y se inspire de ello, que logre entender que todo es un proceso, sobre todo el amor propio”, concluyó.