Fernando Pastorizzo fue asesinado a balazos en la madrugada del viernes 29 de diciembre de 2017, en el barrio Tomás de Rocamora, de la ciudad de Gualeguaychú.


En la madrugada de ese viernes el cuerpo de Fernando Pastorizzo fue encontrado sin vida con dos disparos en el pecho. El episodio fue descubierto por un remisero que pasaba por el lugar y observó al joven tirado junto a su moto con la cara cubierta de sangre. Testigos expresaron que vieron a una persona huir de la escena del crimen. Cerca de la medianoche, la joven Nahir Galarza de 19 años, hija de un policía, confesaba la autoría del crimen.

“Todavía era de noche, no se veía bien. Ví que se iba una persona, pero no pude identificar si era hombre o mujer porque iba concentrado en manejar. Además, en esa cuadra no hay luminarias”, relataba Correa el remiseroOtro de los testigos fue un parrillero de la zona que indicó que la persona que escapaba de la escena era una mujer. Por su parte, los investigadores, descartaban la hipótesis de un robo debido a que la víctima se encontraba con todas sus pertenencias encima.

Escena del crimen – Crédito: Vía Gualeguaychú

Las primeras pericias indicaron que el joven recibió dos impactos efectuados por una pistola 9 milímetros, calibre que utilizan las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas. Además, se encontró una vaina servida y un proyectil sin utilizar.

Todo apuntaba a la novia de Pastorizzo, aunque ella negase en primera instancia conocer los hechos que desencadenaron semejante crímen. Pasadas las horas la joven de sólo 19 años se quebraba ante el fiscal y confesaba ser ella quien había efectuado los disparos. Los jóvenes habían compartido la noche en el domicilio de la acusada y luego salieron a pasear en moto. En el trayecto, Galarza le disparó a Pastorizzo con el arma reglamentaria de su padre. Inmediatamente, Nahir quedaba detenida y era trasladada a la sala de salud mental por encontrarse en estado de shock.

Sentencia del juicio – Crédito: Vía Gualeguaychú

Finamente, la joven Nahir Galarza fue condenada a prisión perpetua por el Tribunal de Gualeguaychú el 3 de julio de por “homicidio calificado por ser de una persona con quien ha mantenido relación de pareja (…) Quedó destruida la hipótesis que sostuvo que los disparos se realizaron de manera involuntaria (…) Entre ambos existía una relación de pareja”, comentó el juzgado que leyó la sentencia.

La joven permanece cumpliendo la pena en la cárcel de la ciudad de Paraná, y actualmente de novia con Matías Caudana quien en los últimos días le pidió autorización a la justicia para mantener una relación con la joven.

Gualeguaychú termina el año recordando a Fernando; sus amigos dejan mensajes en los grupos de memoria; su mamá, Silvia Mantegazza, sigue siendo prudente y solo sube fotos de su hijo a la red social, hasta esta mañana que dejó un mensaje a su hijo, pero también a su asesina; “Un día como hoy…. pero hace un año atrás….recibía la peor noticia de mi vida. Alguien sin sentimientos ni corazón, una persona oscura… decidía que ya no serías de nadie”.

Silvia Mastegazza
Crédito: Facebook

Pero lo que nunca se imaginó es que el amor todo lo puede, todo lo transforma….. Nunca te irás, te siento en cada rincón de nuestra casa y muy dentro de mí, en tus amigos, en toda la gente que aún sin conocerte personalmente te hizo un poquito suyo. Se extraña tu presencia física, el “siiiiiiiiii maaaaaaaaaaaaa” en el tono risueño que siempre me decías que equivalía a “dejame de romper ja ja ja” pero con ese humor que siempre tenías, las charlas en las tardes mate de por medio, tus llamadas para preguntarme cualquier cosa, desde un “mà… ¿como se hacen los ñoquis? a por supuesto darte todas las indicaciones de el lugar dónde encontrar algo que buscabas…..Me diste tanto…. me enseñaste tanto en esta corta vida que te tocó!!!! Y se que estás en paz, porque lo siento, me lo has hecho saber….y eso me tranquiliza. Sos y fuiste un ser de luz, demasiado sensible y bueno. Y sobre todo… me hiciste ver que no sirve el odio, ya lograste la justicia humana, pero la justicia que como madre desearía.es que tu asesina jamás pueda borrarse de su mente tu carita, me imagino de sorpresa, al dispararte….. que la acompañe siempre…siempre y que al cerrar sus ojos para dormir, que sea lo último que vea…..

Se extraña verte chiquitito….. pero siempre en mi corazón y en el de todos los que te amamos!!!! HASTA SIEMPRE NANDO!!!!

En cambio, Gustavo Pastorizzo, que recientemente fue papá de Gabriel, dejó otro mensaje en las redes: “En estos días se cumple el primer aniversario del hecho más doloroso, espantoso, increíble para un padre que es la muerte de un hijo. Siempre se dijo, que un papá o mamá no están preparados para soportar eso, y es realmente así, más si ese hijo es Nando. Agradezco a quienes acompañaron y brindaron el apoyo para la condena de este ser desquiciado, enfermo, maldito llamado Nahír Galarza”.






Comentarios