Se trata de más de 50 toneladas de alimentos que son distribuidos mensualmente entre numerosas familias que atraviesan situaciones de vulnerabilidad en medio de la pandemia.


Se trata del programa “Alimentar con Cuidados” creado a raíz de las necesidades que sufren numerosas familias de Gualeguaychú. La demanda de alimentos se ha incrementado fuertemente en estos últimos meses por la llegada de la pandemia.

La situación ha requerido mayor inversión del Estado Nacional, provincial y local. Desde el municipio, se implementa el programa que consiste en la entrega de módulos a las familias, garantizando asistencia en función de los cuidados necesarios.

La demanda de alimentos se ha incrementado fuertemente en estos últimos meses requiriendo una mayor inversión del Estado Nacional, provincial y local. Desde el municipio, se implementa el programa Alimentar con Cuidados, que consiste en la entrega de módulos a las familias, garantizando asistencia en función de los cuidados necesarios.

La Municipalidad invierte mensualmente en esta política 7 millones de pesos para distribuir más de 50 toneladas de alimentos, asistiendo con esta política a unas 2500 familias gualeguaychuenses.

A partir de este programa, se implementa la estrategia de acompañamiento a las familias por parte del gobierno local bajo una dinámica de trabajo conjunta entre equipos municipales y las organizaciones de trabajan en el territorio que complementan y potencian sus tareas, asi el personal de los CAPS prepara los módulos alimentarios que serán entregados a las familias por las organizaciones barriales o son directamente retirados en cada centro acorde al domicilio.

Desde estos dispositivos de salud comunitaria se continúa con la carga habitual de tareas y se siguen desarrollando abordajes interdisciplinarios (nutricionistas, trabajadoras sociales, psicólogas, promotores/as de salud y territoriales) vinculados con el acceso a una alimentación sana, atendiendo las múltiples dimensiones de esta temática.

En cada área programática, se constituyeron equipos de articulación territorial compuesto por funcionarios y funcionarias municipales y personal de la secretaría de Desarrollo Social, Ambiente y Salud y de cada uno de los CAPS. Estos equipos monitorean la marcha del programa en sus distintas dimensiones: la logística, el acompañamiento y apoyo a los referentes de las organizaciones que realizan la entrega de los módulos en medio de un proceso de evaluación constante.

El objetivo es brindar asistencia alimentaria, contemplando las distintas situaciones particulares que atraviesen los vecinos y vecinas, pero además generar un proceso de organización y participación comunitaria que incluya a las personas destinatarias, en pos de la seguridad alimentaria.

“Se trata de un programa municipal que venimos fortaleciendo, evaluando y mejorando permanentemente, en conjunto con las organizaciones barriales, funcionarias y funcionarios de distintas áreas municipales que aparte de su tarea específica, brindan apoyo en los territorios y los equipos de los Centros Atención Primaria de la Salud”, explicaron Alberto Pérez Gont y Melisa Raffart miembros del equipo de coordinación del Alimentar con Cuidados.

“Se logró uno de los principales objetivos del programa que era reducir la circulación de personas que antes retiraban viandas diariamente, a partir de esta iniciativa, las familias retiran una vez por semana el módulo y elaboran la comida en sus casas, evitando así concurrir a retirar la vianda, donde hay mayor concentración y minimizar el riesgo de contagio” explicaron.

Como parte de la evaluación permanente que se lleva adelante, se realizaron encuestas que nos traen la voz de la comunidad. La última realizada en septiembre en 9 espacios territoriales y con el objetivo de relevar la implicancia para los usuarios y usuarias del cambio de modalidad y el impacto en la circulación y frecuencia de las personas (152 encuestas en 9 organizaciones de 6 áreas programáticas) surgió que el 81,5 % de los destinatarios hoy circula 1 sola vez en la semana para responder a sus necesidades alimentarias.

El programa contempla la atención a situaciones particulares de familias que no cuenten con las condiciones habitacionales o medios para cocinar u organizar la alimentación en sus casas, o familias que se encuentren atravesando situaciones complejas de salud-salud mental. “Además, en el caso de familias aisladas en sus domicilios por COVID – 19, se realiza una evaluación y se acerca el módulo alimentario, en caso de ser necesario. Para llegar a esos hogares es fundamental la articulación que venimos realizando con el Hospital Centenario y el nodo epidemiológico” apuntaron Pérez Gont y Raffart.

Finalmente, es importante señalar el carácter participativo del programa Alimentar con Cuidados. En este sentido, se realizaron las encuestas mencionadas a las familias y contamos con el permanente aporte de las trabajadoras y trabajadores de los Centros de Salud, quienes desde su mirada y opinión, permiten la evaluación de las políticas públicas para su mejora continua.

“En una primera etapa del programa el esfuerzo se centró en asistir alimentariamente a familias vulneradas de la comunidades en el marco de los cuidados que requiere la presente pandemia y con la colaboración de grupos y organizaciones, en una segunda etapa nos proponemos desarrollar actividades orientadas a favorecer que las familias mejoren su economía familiar y su organización en pos de una mayor seguridad alimentaria (talleres de formación e intercambio para la mejor utilización de insumos, organización de compras comunitarias, etc.) y a fortalecer un sistema de apoyo que ayude a las familias a acceder a los derechos de los que son portadores (AUH, Alimentar, Sidecreer, etc)” concluyeron los funcionarios.

La Municipalidad invierte mensualmente 7 millones de pesos para distribuir más de 50 toneladas de alimentos, asistiendo con esta política a unas 2500 familias gualeguaychuenses.

A partir de este programa, se implementa la estrategia de acompañamiento a las familias por parte del gobierno local bajo una dinámica de trabajo conjunta entre equipos municipales y las organizaciones de trabajan en el territorio que complementan y potencian sus tareas, asi el personal de los CAPS prepara los módulos alimentarios que serán entregados a las familias por las organizaciones barriales o son directamente retirados en cada centro acorde al domicilio.

Desde estos dispositivos de salud comunitaria se continúa con la carga habitual de tareas y se siguen desarrollando abordajes interdisciplinarios (nutricionistas, trabajadoras sociales, psicólogas, promotores/as de salud y territoriales) vinculados con el acceso a una alimentación sana, atendiendo las múltiples dimensiones de esta temática.

En cada área programática, se constituyeron equipos de articulación territorial compuesto por funcionarios municipales y personal de la secretaría de Desarrollo Social, Ambiente y Salud y de cada uno de los CAPS. Estos equipos monitorean la marcha del programa en sus distintas dimensiones: la logística, el acompañamiento y apoyo a los referentes de las organizaciones que realizan la entrega de los módulos en medio de un proceso de evaluación constante.

El objetivo es brindar asistencia alimentaria, contemplando las distintas situaciones particulares que atraviesen los vecinos, pero además generar un proceso de organización y participación comunitaria que incluya a las personas destinatarias, en pos de la seguridad alimentaria.

“Se trata de un programa municipal que venimos fortaleciendo, evaluando y mejorando permanentemente, en conjunto con las organizaciones barriales, funcionarias y funcionarios de distintas áreas municipales que aparte de su tarea específica, brindan apoyo en los territorios y los equipos de los Centros Atención Primaria de la Salud”, explicaron Alberto Pérez Gont y Melisa Raffart miembros del equipo de coordinación del Alimentar con Cuidados.

Se logró uno de los principales objetivos del programa que era reducir la circulación de personas que antes retiraban viandas diariamente, a partir de esta iniciativa, las familias retiran una vez por semana el módulo y elaboran la comida en sus casas, evitando así concurrir a retirar la vianda, donde hay mayor concentración y minimizar el riesgo de contagio” explicaron.

Asistencia alimentaria – Gualeguaychú
Crédito: MDG

Como parte de la evaluación permanente que se lleva adelante, se realizaron encuestas que nos traen la voz de la comunidad. La última realizada en septiembre en 9 espacios territoriales y con el objetivo de relevar la implicancia para los usuarios del cambio de modalidad y el impacto en la circulación y frecuencia de las personas (152 encuestas en 9 organizaciones de 6 áreas programáticas) surgió que el 81,5 % de los destinatarios hoy circula 1 sola vez en la semana para responder a sus necesidades alimentarias.

El programa contempla la atención a situaciones particulares de familias que no cuenten con las condiciones habitacionales o medios para cocinar u organizar la alimentación en sus casas, o familias que se encuentren atravesando situaciones complejas de salud-salud mental. “Además, en el caso de familias aisladas en sus domicilios por COVID-19, se realiza una evaluación y se acerca el módulo alimentario, en caso de ser necesario. Para llegar a esos hogares es fundamental la articulación que venimos realizando con el Hospital Centenario y el nodo epidemiológico” apuntaron Pérez Gont y Raffart.

“En una primera etapa del programa el esfuerzo se centró en asistir alimentariamente a familias vulneradas de la comunidades en el marco de los cuidados que requiere la presente pandemia y con la colaboración de grupos y organizaciones, en una segunda etapa nos proponemos desarrollar actividades orientadas a favorecer que las familias mejoren su economía familiar y su organización en pos de una mayor seguridad alimentaria (talleres de formación e intercambio para la mejor utilización de insumos, organización de compras comunitarias, etc.) y a fortalecer un sistema de apoyo que ayude a las familias a acceder a los derechos de los que son portadores (AUH, Alimentar, Sidecreer, etc)” concluyeron los funcionarios.

Del programa participan 43 grupos, entre ellos Ongs, distrubuidos en 10 barrios de Gualeguaychú.




Comentarios