El Dr. Héctor López Cano se hizo conocido al empezar una huelga de hambre en uno de los centros de aislamiento porque consideraba injusta la cantidad de días que tenía que realizar cuarentena. Se desempeñaba en el Hospital Central de Formosa y había salido de vacaciones para luego volver y tener que cumplir el aislamiento.

Cuando manifestó que le parecía ilógica la cantidad de días de cuarentena e inició la huelga de hambre, la respuesta del director del Hospital Central, Dr. Mario Romero Bruno fue, “No te va a venir mal la huelga de hambre para bajar uno kilos”.

A López Cano lo trasladaron a un hotel en donde continuaría el aislamiento y con la llegada del Secretario de DD.HH., Horacio Pietragalla, le permitieron continuar la cuarentena en su domicilio pero la tranquilidad que había recuperado duró poco.

Este domingo a las siete de la mañana, 20 policías allanaron su domicilio en el barrio La Pilar de la ciudad de Formosa, por una orden emanada de un juez de feria, porque venían a secuestrar una toalla que el médico se habría llevado del hotel donde realizaba la cuarentena. Los policías trajeron sus propios testigos para el operativo.

En diálogo con Vía País, López Cano, dijo que: “Entraron 20 policías que sin guardar la distancia social, me preguntaron sobre la toalla. Intenté tomar el celular para poder grabar pero me dijeron que si lo tocaba me lo secuestrarían también. Tampoco me dejaron llamar a un abogado”.

El profesional considera como una represalia lo sucedido en su vivienda por todas las manifestaciones públicas que tuvo en contra de las políticas sanitarias del gobierno de Insfrán y aclaró que a pesar de que ya finalizó la cuarentena, “Nadie vino a darme el alta”.

Según el informe oficial de la policía de Formosa, hubo una denuncia del hotel, donde manifestaron que faltaban un juego de tres toallas y un control remoto del acondicionador de aire por lo que se inició la correspondiente causa judicial y se actuó con 20 policías para recuperar las toallas.