Damián Betular descolocó a todos al hablar de su picante pasado: “Vivíamos de noche”

El reconocido pastelero se animó a contar algunos aspectos de su intimidad.

El pastelero contó intimidades.
El pastelero contó intimidades. Foto: Web

Damián Betular se hizo muy conocido en los últimos años tras su icónica aparición en realities como Bake Off, Masterchef y Masterchef famosos. El éxito que tuvo en televisión y redes sociales fue tal que, el año pasado, abrió su pastelería en Villa Devoto, Capital Federal.

Aunque es muy reservado con respecto a su intimidad y sus relaciones, Betular descolocó a sus fanáticos al hablar sin filtro de algunos aspectos relacionados a lo que fue su “pasado picante”.

El diálogo tuvo lugar en Luzu TV, donde Damián pudo distenderse y, en un ambiente relajado, narró algunas de las historias más insólitas de su adolescencia y su temprana adultez.

Foto: Gentileza
Foto: Gentileza Foto: gentileza

Así fue el pasado de Damián Betular

La primera sentencia que shockeó a los participantes del stream y a los fans fue cuando el pastelero resaltó que se retiró de los boliches a los 33 años. Hoy, con 41, Betular profundizó: “Salía martes, miércoles, jueves y el domingo, que es mi día preferido”.

“Los domingos iba a un lugar que se llama Palacio Alsina, iba a eso de las cinco de la tarde y terminaba más o menos a la una de la mañana”, contó.

Para Damián Betular, la rutina nocturna era habitual: “Yo trabajé muchísimos años de noche, entonces, como salía a las dos de la mañana, yo sentía como si fueran las seis de la tarde de una oficina. Preguntaba todo el tiempo ‘¿a dónde vamos ahora?’. Vivíamos de noche. Nosotros cocinábamos todo y nos acostábamos a las ocho de la mañana”.

Foto: Web
Foto: Web

“De joven, llegaba con un vaso o el porrón de cerveza a casa y a la mitad de la noche me levantaba con sed y llegué hasta manotear un vaso de vodka”, lanzó para el asombro de cada participante del programa.

Hoy, Betular se declara fan de la indumentaria y fusiona tanto los trajes causales como un estilo más bien juvenil, siempre aportando su toque personal a la ropa. Sobre qué vestía en ese momento, recordó entre risas: “Mi look era un jean con las botas y un cinturón con hebilla, remera adentro y campera de jean”. “Un día llegué tan cansado que me acosté con las botas y al otro día me fui a comer así porque no me las podía sacar”, cerró Damián.