Una mujer vivió un terrible momento el sábado por la noche cuando fue interceptada por un ladrón mientras intentaba ingresar a su casa. Marisel M., relató que forcejeó con el delincuente, que llegó a golpearla y que gracias a su tenaz resistencia, evitó el robo.

"Estaba desllaveando el portón corredizo, mi perrita se me escapó hacia el costado de mi casa y en ese momento sentí que alguien se me prendió por mi cuello y empezamos a forcejear. No logró su cometido porque no sé de dónde saqué muchas fuerzas y mis cosas no pudo llevar", le contó la víctima a Norte Misionero.

La mujer recibió varios golpes en diferentes partes del cuerpo y además sufrió raspones tras haber caído al suelo en medio de la pelea.

"Estoy afónica porque desde que me agarró del cuello empecé a gritar para que los vecinos me escucharan", reveló. Tras su pedido, su hijo pidió ayuda a los vecinos que hicieron que el ladrón huyera del lugar.

"Si tenía un puñal o un arma de fuego, o lo que fuese, no estaría contando ahora lo que me pasó y doy gracias a Dios que no me pasó nada. No se lo deseo a nadie porque la pasé muy mal y mi hijito sigue asustado", narró.

La policía no pudo dar con el ladrón, aunque la víctima brindó una descripción: tendría menos de 20 años y es de contextura robusta, vestía una musculosa, una bermuda, ojotas y como dato sobresaliente tenía un tatuaje en su brazo derecho.