Este domingo a la medianoche comenzó a regir el aumento en el precio del combustible de las empresas Axion y Raízen (Shell). Por su parte, YPF no se sumará a este tercer ajuste del año en los surtidores.

YPF no se sumó al aumento. Foto: MOL

Según contaron desde el sector al medio digital Ámbito, el incremento es de un 11% al igual que el Gasoil Grado 2. En cambio, las versiones Premiun, Quantium y V-Power, subieron hasta un 12%. El cambio de precio es debido a la suba internacional del petróleo y la inflación mensual de marzo del 6,7%.

Otro dato que revelaron es que debido al aumento del costo del precio del crudo, las refinerías han tenido pérdidas de hasta u$s100 millones en las últimas semanas.

Otro ajuste al combustible. Foto: Nueva Rioja

Los valores se alteraron principalmente durante abril, después del ajuste del 10% promedio, y en medio del Conflicto de Rusia y Ucrania. Aunque el anuncio del aumento respecta un 12%, indicaron que podría llegar a alcanzar el 18% en lo que queda de este mes.

Las denuncias de los propietarios de estaciones de servicio

Al conocerse la preocupante situación del sector, propietarios de estaciones de servicios denunciaron que apenas sobreviven con sus negocios.

“Desde hace cuatro años estamos operando en modo supervivencia. Primero fue la recesión, luego la pandemia y ahora un contexto económico de incertidumbre, marcado por nuevos picos de inflación, el atraso en los precios, la escasez de combustibles y paritarias que superan la capacidad de pago del sector”, advirtió Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina, (CECHA).

Además, la institución indicó que en Argentina desde 2018, “el mercado minorista de combustibles líquidos perdió de manera acumulada ventas por 8,2 millones de m3, lo que representa 5,2 veces el volumen total vendido durante abril de 2018, el mes tomado como referencia”.