Una de las localidades más afectadas por la tormenta de este último miércoles fue Loreto, pequeña comuna ubicada a 150 kilómetros de la capital provincial que está sin servicio energético desde ayer a las 14. Zonas aledañas continúan en idéntica situación. En Curuzú Cuatiá a 300 kilómetros al sur de la Capital es donde más llovió, más de 40 milímetros.

En las demás comunas del interior la cantidad de agua caída fue menor: desde 20 a 40 milímetros, pero los vientos fueron fuertes y según lo informado por la Dirección Provincial de Energía (Dpec), las ráfagas tumbaron postes de cemente que sostenías líneas de media y alta tensión.

Hasta ahora a las 9 de la mañana al menos doce localidades seguían sin servicio energético.

Operarios de la empresa provincial de energía continúan hasta ahora reparando cableados que transportan energía a zonas rurales de al menos diez municipios correntinos.