El fuego no da tregua en Corrientes y unos 16 kilómetros de plantaciones y montes fueron consumidos por las llamas. La ciudad de Virasoro es la más afectada, pero también se produjeron destrozos en Bella Vista y Santa Rosa. En esta última los incendios consumieron un aserradero.

En Virasoro se perdieron entre 13 y 16 kilómetros de campo y la situación es preocupante. Esta situación se desencadenó, según detalla Radio Sudamericana, por la quema de banquinas en la Ruta Nacional 120. “Siempre está la mano del hombre, lamentablemente”, sostuvo Orlando Villalba, jefe del departamento de Protección Forestal de Corrientes, confirmando en diálogo con TN que los incendios fueron intencionales.

Sobre la situación en Virasoro, Orlando Bertoni, jefe de Operaciones de Defensa Civil, dijo a Télam que “el fuego está descontrolado y continúa ardiendo”. Al mismo tiempo informó que se espera la llegada de dos aviones hidrantes ya que es difícil controlar las llamas que en su mayoría se generan en las copas de los árboles y se expanden por el viento. El clima es un factor que agrava la situación, las lluvias se esperan a partir del jueves.

En lo que respecta a la situación en Bella Vista, las llamas comenzaron el lunes a las 11 de la mañana y tres dotaciones de Bomberos logró apagar el fuego al martes a la madrugada. En Santa Rosa son seis las dotaciones que trabajaron para apagar el fuego que se desató en un aserradero.

Los focos se detectaron principalmente en el interior provincial. Por diversas quemas los Bomberos Voluntarios de Saladas, Empedrado, Santa Rosa, Bella Vista, Capital, entro otras localidades, están en alerta. “La situación es de riesgo, hay una gran sequía, es el fenómeno de La Niña y los meses de noviembre, diciembre y enero son de temporada alta de incendios. El clima no ayuda, el viento continúa y no se esperan lluvias hasta el jueves”, comentó Bertoni.