Caso Eli Verón. El nombre de la víctima identificó una de las primeras causas de femicidios que llevó a los estrados judiciales de Corrientes hace más de 6 años. La mujer fue asesinada por su pareja: Adrián Sosa García quien cumplía una condena perpetua en la Granja Yatay, un establecimiento carcelario del Servicio Penitenciario correntino, ubicado sobre la Ruta Nacional 12 a las afueras de la Capital provincial. Los familiares de la víctima intentaron la nulidad de ese traslado allí y que siga en la Unidad Penal 1, pero no lo lograron. La jueza que autorizó esa medida dijo que lo hizo para proteger la integridad física del condenado.

Este último lunes por la tarde una hermana de Eli Verón informó el deceso del femicida, a través de sus redes sociales y volvió a manifestar su rechazo por el traslado de Sosa García a la granja carcelaria. Destinada a condenados que están cerca de cumplir su condena. El fallecimiento del condenado fue confirmado luego por las autoridades carcelarias.

Caso emblemático

Elizabeth “Eli” Verón tenía 39 años cuando murió tras agonizar 55 días internada producto de una golpiza, propinada por Adrián Sosa García, su pareja a mediados de 2013. Dos años después y tras muchas marchas y presión de colectivos feministas, la Justicia correntina avanzó con la causa y el Tribunal Oral N° 1 llevó adelante el juicio oral y público. La condena fue a prisión perpetua.

Elizabeth Verón tenía 39 años cuando murió, el 13 de mayo de 2013 recibió una golpiza por parte de su pareja, Adrián Sosa García. Agonizó 55 días internada.Radio sudamericana

El hecho

Ocurrió la noche del 13 de mayo de 2013. Tras una discusión de Elizabeth Verón con Adrián Sosa García, quien la golpeó en todo el cuerpo, insultó y amenazó de muerte. La víctima puedo llamar a su hermana y le dijo que cuidara de su hija porque se estaba muriendo, como pudo logró salir del departamento ubicado sobre la calle Jujuy al 1.400 (cerca de la zona céntrica de Corrientes) y caminó unos metros por la calle hasta desplomarse. La encontró un transeúnte que avisó a un sereno.