El Hogar de Niños “San Tarcisio” vivió un momento de mucha alegría con la visita de Carlos Tevez y toda La Cruz se revolucionó, y sorprendió, por la humildad del ídolo de Boca. María Gabriela Inchauspe fue la persona que logró llevar al “Apache” a suelo correntino por conocer a Vanesa Mansilla, esposa de Tevez.

Las mujeres se conocieron en Buenos Aires, cuando Mansilla concurría a otro hogar de la Congregación Don Orione, y así creció esta amistad que llevó a Tevez a Corrientes para realizar donaciones y regalarles un momento inolvidable a grandes y chicos. “Es una persona muy cálida, no solo él, sino toda su familia”, remarca Inchauspe en diálogo con Radio Sudamericana.

Carlos Tevez vivió una emotiva jornada junto a niños de un hogar de Corrientes. Foto: Radio Sudamericana

Al mismo tiempo, agrega que desde que se alejó de las canchas de fútbol, Tevez “entrega su vida a esta obras de caridad, para poder ayudar a otros. La mayoría de las veces en silencio, sin buscar protagonismo”. La hermana junto a la congregación llegó al hogar San Tarcisio en septiembre del 2021.

Dedicó media hora a estar a solas con los chicos y poder compartir su historia; [...] Les dijo que ellos podían seguir adelante y soñar para lograr ser lo que quisieran a pesar de los obstáculos que la vida les pusiera”, comentó María Gabriela que destacó el afecto de la gente y el reconocimiento para con Carlitos.

Carlos Tevez vivió una emotiva jornada junto a niños de un hogar de Corrientes. Foto: Radio Sudamericana

Fue una tarde muy movilizadora para todos los que viven en La Cruz, y cada uno intentó quedarse con un recuerdo del ídolo, ya sea una foto, una firma o una sonrisa intercambiada. “Tiene una cercanía y una humanidad, que lo hace más grande de lo que es”, destacó la hermana con mucha emoción, y agregó: “Todo el pueblo quedó encendido con la chispa de esperanza”.

Tevez llegó manejando su auto desde Buenos Aires: “Vino como uno más [...] Vino con su gente, amigos, esposa, sin seguridad”, detalló y remarcó que los chicos le agradecieron que haya viajado hasta La Cruz para conocerlos. Es por esta humildad y sencillez que el futbolista “quedó como una figura de un auténtico ídolo, no solo por ser gran futbolista y famoso, sino por ser una gran persona”.

Al mismo tiempo, la hermana comentó que Tevez se comprometió a seguir ayudando, ya que este viaje fue para conocer la realidad del lugar y así tener un panorama de las necesidades que deben cubrir y, otro objetivo será conseguir gente que pueda ayudar desde Buenos Aires. Pero el ídolo no llegó con las manos vacías, sino que dejó alimentos y elementos deportivos para que los niños y niñas puedan utilizar en el Hogar.

Dónde está y que necesitan en el Hogar San Tarcisio de Corrientes

El hogar tiene más de 40 años y alberga a niños en situación de calle y vulnerabilidad. A pesar de los años, la ayuda y visibilidad es casi nula, por eso valoran tanto que Tevez haya viajado hasta La Cruz para verlos. “El paso de Carlitos hizo que sea conocido”, remarcó María Gabriela.

En el lugar reciben a niños y niñas de entre 5 a 13 años, actualmente asisten al hogar de día entre 25 a 30 pequeños “porque es un lugar chico y no tenemos empleado”. Al mismo tiempo, comentó que el espacio que tienen es una casa antigua muy deteriorada.

Carlos Tevez vivió una emotiva jornada junto a niños de un hogar de Corrientes. Foto: Radio Sudamericana

Al mismo tiempo, detalló que los niños y niñas van “durante la mañana hasta el mediodía y después van a la escuela”. Dato importante, y preocupante es que “no hay servicio para el menor en esta zona”, es por esto que “el único lugar que hay es el Hogar que trata de contener y acompañar al niño y la familia”.

María Gabriela destaca que las realidades que viven en la comunidad son muy diversas y complejas, por eso intentan contener y acompañar a los niños lo más que pueden; a tal pinto que “durante la tarde caminamos por los barrios y visitamos a las familias para monitorear la situación”.

Carlos Tevez vivió una emotiva jornada junto a niños de un hogar de Corrientes. Foto: Radio Sudamericana

“Somos solo dos hermanas y el párroco, junto con voluntarios del pueblo”, comenta y deja a la vista la necesidad de recibir ayuda, ya que todo lo que hacen, lo logran gracias a la caridad del pueblo. El objetivo del Hogar es muy concreto y asombroso: “Poder darle contención y futuro a estos chicos”.

Si bien, destacó que toda ayuda sirve, Inchauspe comentó que están realizando una colecta de abrigos para que los pequeños puedan pasar la temporada de frío, los más protegidos posibles, y que siempre reciben alimentos porque funcionan como una especie de comedor: “El desayuno lo mandan de Nación, pero el almuerzo lo gestionamos con las donaciones”.