Las condiciones climáticas propenden a la propagación de estos incendios. Se originan por la mano del hombre, especialmente por la quema de pastizales. Desde el Ministerio de la Producción se declaró el alerta máxima.


El calor, el viento y la sequía de este invierno provocaron en la provincia de Corrientes una numerosa cantidad de incendios que preocupa a las autoridades provinciales. Todo deriva en el intenso trabajo de los Bomberos voluntarios de varias comunas que tienen entre 6 y 7 salidas diarias para combatir las llamas.

Un ejemplo de ello es lo que ocurre en La zona rural de Saladas y el centro provincial, donde sería la zona más afectada de la provincia. En la mayoría de los casos se trata de la quema de pastizales que debido a la sequía se termina extendiendo más de lo proyectado.

Quema de pastizales trae innumerables inconvenientes.

Desde el Ministerio de Producción de Corrientes se renueva las advertencias de “alerta máxima” por peligro de incendio. En todo el territorio provincial se registraron más de 308 focos ígneos de distinta magnitud en lo que va del mes de agosto.

El titular de Defensa Civil de la provincia es Eulogio Márquez que entrevistado por El Litoral dijo “estas dos semanas de agosto, con temperaturas un poco elevadas para la época del año, con lluvias escasas o nulas generaron un clima propenso a la propagación de incendios; y decimos propagación porque en la mayoría de los casos son los propios vecinos o dueños de los campos que inician la quema y después se les sale de control. La zona centro es la más complicada, pero prácticamente toda la provincia tuvo emergencias de este tipo”.




Comentarios