El clásico de Malagueño, entre San Nicolás y Martín Ferreyra quedó suspendido por una batalla campal que se inició entre los jugadores y se trasladó a las tribunas, primero, y a las calles después, con la intervención de Infantería de la Policía de Córdoba.

//Mirá también: Violencia en el fútbol de Córdoba: amenazan a acreedor del club Estudiantes de Río Cuarto

Es la crónica de otro hecho en la larga historia de violencia del fútbol de Córdoba, esta vez en Malagueño y en match celebrado en contexto de la Liga de Punilla, en la siesta del domingo.

Según reportan medios locales, el descontrol se inició sobre el verde césped, cuando jugadores de ambas escuadras pasaron de la discusión a las manos, mal ejemplo que no tardó en prender entre los simpatizantes, que no tuvieron mejor idea que saltar al campo de juego.

//Mirá también: Incidentes en Liga Cordobesa: un periodista dijo que dirigentes de Las Palmas lo golpearon

Así, tras la invasión del campo, los efectivos que cuidaban el partido tuvieron que pedir refuerzos a las patrullas de Malagueño y Alta Gracia, a quienes se sumaron uniformados de Infantería para reprimir la gresca, que terminó por extenderse a las calles aledañas al Club San Nicolás.

Pese a lo monumental del escandaloso episodio de violencia no se registraron heridos y tampoco hubo personas detenidas, tras el despliegue policial, informaron este lunes los medios Resumen de la Región y Alta Gracia Noticias.