Un poco de alivio para las Sierras de Córdoba: llovió y los ríos aumentaron su caudal

La situación aún es crítica y se esperan mayores precipitaciones para incrementar el nivel de los diques.

Tras las lluvias en las Altas Cumbres, la crecida del río San Antonio ingresó a Villa Carlos Paz. (La Voz)
Tras las lluvias en las Altas Cumbres, la crecida del río San Antonio ingresó a Villa Carlos Paz. (La Voz) Foto: Yanina Aguirre

El Valle de Punilla y Paravachasca fueron las dos primeras regiones de Córdoba que declararon la emergencia hídrica. Es que, la situación en los ríos era críctica y el abastecimiento dejó de ser diario. Sin embargo, este martes, se registraron algunas lluvias que provocaron un poco de alivio para los vecinos.

UN POCO DE ALIVIO PARA PUNILLA

El primer efecto con las moderadas preciptaciones registradas el martes en algunas regiones del mapa provincial fue la suba de caudal en muchos ríos que ya lucían exhaustos.

Un caso es el del río San Antonio, que atraviesa el sur del valle de Punilla y desemboca en el dique San Roque: este martes subió un metro de nivel y al menos volvió a recuperar la postal de río. Desde hace semanas se mantenía en caudales muy bajos, complicando ya severamente además la toma de agua desde la que se sirven la ciudad de Villa Carlos Paz y varias comunas cercanas.

Estado del río previo a las lluvias.  (Gentileza Carlos Paz Vivo)
Estado del río previo a las lluvias. (Gentileza Carlos Paz Vivo) Foto: gentileza

Sobre el lago San Roque el efecto aún es invisible: se verá con unos centímetros más desde este miércoles pero el aporte que requiere para recuperar volumen es el de muchas lluvias más.

LLUVIAS EN PARAVACHASCA, OTRA POSTAL DE ALIVIO

Algo de alivio también representó la leve crecida del río Anisacate, en el valle de Paravachasca, desde el que se provee de agua a Alta Gracia y a otras localidades de esa zona. Varios cursos de agua en esa área aparecían ya secos. Las lluvias permitieron una mejora, pero aún se necesitan nutridas precipitaciones en el corto plazo.

Crecida del río San Antonio, en Carlos Paz, este martes. Ese cauce estaba casi sin caudal. (La Voz)
Crecida del río San Antonio, en Carlos Paz, este martes. Ese cauce estaba casi sin caudal. (La Voz) Foto: Yanina Aguirre

También en el valle de Calamuchita fue bienvenida el agua. Allí, el río Santa Rosa se veía con una imagen de bajante casi desconocida, comprometiendo también ya la provisión del servicio a la ciudad de Santa Rosa.

La situación de crisis hídrica complica a todas las regiones serranas, sobre todo en localidades que se abastecen de agua potable de tomas en los cursos de ríos.

QUÉ PASA CON LOS EMBALSES DE CÓRDOBA

El nivel de los embalses, en general, está claramente más bajo que en el promedio histórico para fines de noviembre, aunque no es muy diferente al de las mediciones de los años de sequía.

El efecto de seis meses seguidos de 2023 con muy pocas lluvias se percibe ahora con mayor contundencia en arroyos y ríos que en los embalses.

El ingreso de la leve pero aliviante creciente, este martes, en el dique San Roque. (Carlos Paz Vivo)
El ingreso de la leve pero aliviante creciente, este martes, en el dique San Roque. (Carlos Paz Vivo)

Los pronósticos meteorológicos, que hablaban del fin del fenómeno de sequía La Niña hacia septiembre u octubre, ahora estiraron el cálculo hacia diciembre. Los expertos siguen apuntando en el verano que está a punto de empezar será más llovedor que el promedio histórico.

El dilema de la sequía en Córdoba no es sólo el impacto de este año, sino el acumulado de más de tres años con registros de precipitaciones por debajo de lo habitual.

Temas Relacionados