Novak Djokovic alcanzó este domingo su 18° Grand Slam al consagrarse en el Australian Open. Si bien eso ya es llamativo, dado que queda a dos de Rafael Nadal y Roger Federer, lo que más asombró fue el agradecimiento que le hizo a un argentino, Ulises Badio.

Se trata del fisioterapeuta del serbio que lo ayudó a lo largo del torneo por una lesión abdominal que lo tuvo a maltraer desde las primeras rondas.

“Uli, un especial ‘gracias’ para vos. Tuviste una gran dedicación durante mucho tiempo. Gracias por haberme dado la posibilidad de jugar”, le dijo Djokovic a Badio en el Rod Laver Arena, tras haber derrotado al ruso Daniil Medvedev por 7-5, 6-2 y 6-2. Badio, por su parte, respondió tocándose con la mano derecha la zona del corazón.

Quién es el argentino al que Djokovic le agradeció

En cierto punto, Ulises Badio tiene una fuerte relación con Córdoba. Si bien, el hombre cercano a Novak Djokovic nació en Santa Fe, a los ocho años se vino a vivir a la provincia junto a su mamá, su papá y su hermana mayor. Es más, se recibió de la licenciatura de kinesiología y fisioterapia en la Universidad Nacional de Córdoba y se especializó en medicina tradicional china y acupuntura, informó La Nación.

A los 22 años decidió trasladarse a los Estados Unidos y allí comenzó su periplo por diferentes partes del mundo. Primero arribo a España donde trabajó como mozo hasta recibir la homologación de su título y trabajar en clínicas deportivas. Más tarde viajaría a Italia y allí conoció a Giovanni Di Giacomo, un prestigioso especialista en lesiones de hombro y director del servicio médico del Abierto de Roma. Badio se perfeccionó en trastornos de hombro, codo y mano. Asistió a jugadoras de la WTA, hasta que en 2013 se incorporó al torneo que se desarrolla en el Foro Itálico. Allí, en la capital italiana, se conocieron Djokovic y Badio, hubo conexión y en mayo de 2017 el serbio lo contrató para que sea su fisioterapeuta personal. Desde entonces, forma parte fundamental del equipo del serbio.

“¿Qué trabajo hemos hecho en el músculo? Verás los detalles en un documental a finales de este año. Tendrá todo lo que se hizo detrás de escena”, explicó Djokovic, durante la rueda de prensa. Y agregó: “No permití que las críticas o la desconfianza me obstaculizara el rendimiento. Y ganar ese trofeo es mi respuesta. Por supuesto que duele. Pero he desarrollado una piel gruesa a lo largo de los años para esquivar esas cosas y centrarme en lo que más me importa”.