Después de poner a disposición la renuncia el pasado sábado, Roberto Castoldi ratificó este lunes que es indeclinable y por lo tanto dejó el cargo de presidente de Instituto, que también se quedó sin entrenador, por la salida de Mauricio Caranta.

//Mirá también: Un lunes decisivo para la continuidad o no de Castoldi en Instituto

Justamente, la postura del técnico de ofrecer su dimisión tras la derrota con Gimnasia de Jujuy en un torneo que lleva ocho fechas y sin victorias para la Gloria, fue el empujón final para Tito Castoldi, quien impulsó la contratación del ex arquero y era el principal sostén para que continuará en el cargo.

//Mirá también: Claudio Sarría y “Miliki” Jimenez quedaron al frente de Instituto

“¿Por qué me voy? Por un lado ya venía con algunos problemas particulares, pero fundamentalmente me aparto porque hubo objetivos que no pude concretar, como unir a las distintas partes del club”, argumentó Castoldi en una entrevista con Mundo D.

Ante esta situación, Juan Manuel Cavagliatto asume la presidencia del club de Alta Córdoba y el manejo del fútbol. Es el directivo que maneja el básquetbol, y su cargo es de vicepresidente segundo. El vice primero era Mariano Carbonari, quien renunció hace cinco meses y, como no se la aceptaron, está en uso de licencia.