La Justicia de Villa María investiga la denuncia de un trabajador que acusó robos sistemáticos en la construcción de la nueva escuela Proa de la localidad. Tras la presentación formal, el hombre fue despedido de su trabajo.

Ricardo Rivarola era el encargado de diseñar y supervisar el sistema eléctrico en la escuela Proa. Desde septiembre del 2021, viene advirtiendo a la empresa que lo contrató de robos sistemáticos; pero, desde la firma no se realizaban las denuncias.

‘Si tenes que ponerlo 10 veces, ponelo 10 veces que te lo vamos a pagar 10 veces’, me decía la arquitecta cuando le contaba que cortaban las bandejas con cables y los artefactos”, contó a los medios el denunciante.

Escuela Proa en Villa María, en su atapa de construcción. Foto: Gentileza

La denuncia

La situación estalló el pasado fin de semana, cuando Rivarola dejó una caja de herramientas y delincuentes se la robaron. “Le dije a la arquitecta y también al contratista. Me respondió ‘hacé lo que quieras’ cuando avisé que iba a denunciar”, recordó el empleado.

Ante esta situación, Rivarola presentó la denuncia a la fiscalía del Segundo Turno, a cargo de Juliana Companys. El caso tomó relevancia y llegó a manos del Gobierno Provincial, quien contrató a la empresa constructora.

Rivarola acusó de que delincuentes se llevaron materiales con costos altísimos. Foto: Villa María Ya

Por esta razón, Rivarola aseguró que lo despidieron.

Sospechas de sobreprecios

La denuncia de lo robado asciende a más de medio millón de pesos. Sin embargo, el trabajador deslizó que desde la empresa nunca hicieron denuncias.

“No puede ser que te estén robando, vos no denuncias nada y encima te enojas cuando el Gobierno -de la provincia- se entera que le están robando”, dijo en diálogo con Villa María Ya.

Respecto a la decisión de dejarlo sin trabajo, Rivarola comentó: “Por decir lo que no debería pasar me quedé sin trabajo. Yo responsabilizo a la empresa Makiber por mi despido, a la gerencia en Córdoba, que le molestó que eso salga a la luz”.