Le cerraron el local por “faltas a la moral y las buenas costumbres” en Córdoba y dijo “estoy derrotada”

Tamara Lungo confesó que las ventas cayeron sustancialmente y los gastos fijos “la matan”.

La dueña del comercio cerrado tras una denuncia radicada por una vecina confesó que las ventas cayeron abruptamente.
La dueña del comercio cerrado tras una denuncia radicada por una vecina confesó que las ventas cayeron abruptamente. Foto: Collag

A casi un mes del cierre de VerGotas por “faltas a la moral y las buenas costumbres”, según la Municipalidad de Córdoba, Tamara Lurgo, dueña del emprendimiento, confesó atravesar un duro presente. Si bien el negocio sigue en marcha, en modalidad take away, las ventas cayeron abruptamente.

Desde el 20 de diciembre, la economía de Lungo se vio “extremadamente reducida”, según dijo a TN y sus ventas se redujeron aproximadamente un 75%. La joven ya no vende productos desde el local y sigue trabajando con envíos. Sin embargo, asegura que los pedidos son menores.

Foto: captura pantalla Instagram.
Foto: captura pantalla Instagram.

“ESTOY DERROTADA”, DIJO LA DUEÑA DE VERGOTAS

Estoy completamente derrotada. Solo pago un sueldo y los gastos fijos del local, pero me matan”, contó Lurgo. Además, contextualizó que la mercadería que vendía en una semana le va a durar más de 20 días.

Sin embargo, la emprendedora evidenció signos de lucha para poder salir adelante de la situación. “Si el local cierra, no va a ser por una denuncia. Va a ser cuando yo quiera terminar este proyecto”, sentenció.

VerGotas antiinflacionarias.
VerGotas antiinflacionarias. Foto: @vergotas.cba

El local ubicado en la calle Duarte Quiros al 249, en el centro de la ciudad de Córdoba, cerró tras una denuncia radicada por una vecina que pasó por el sector junto a su hijo. Luego, reunió una cantidad de firmas que motivaron a la Municipalidad a inspeccionar y colocar un cartel que dice “Publicidad en infracción”.

LA AUTOCRÍTICA DE VERGOTAS Y UN MENSAJE A LA SOCIEDAD

Ante este escenario, Tamara hizo una autocrítica por la cartelería del local y reveló que buscará una forma para que siga siendo llamativa, pero con ciertas modificaciones.“Estoy pensando en cómo ser un poco más sutil porque capaz Córdoba sigue sensible y no sabe cómo reaccionar a las cosas. Sé que me tengo que adaptar a eso, no es que no lo entiendo”, indicó.

Foto: captura pantalla Instagram.
Foto: captura pantalla Instagram.

Confesó que al momento del cierre se enojó “mucho con que haya un grupo de personas que esté tan pendiente de lo que hacen los demás”. “Es gente que está muy al pedo y que tiene el tiempo y las ganas de molestar. Me sorprende que se ensañen tanto”, arremetió.

Por último, dejó un mensaje para las personas que pudieron sentirse agraviadas: “Yo espero que la gente que pasa en frente y se siente ofendida, se adapte y respete. Quiero decirles ‘no es contra vos, no son mis ganas de ser una degenerada. Es un local, es comida y ya´”.

QUÉ VENDE VERGOTAS Y POR QUÉ ES TAN POLÉMICA SU PROPUESTA

El local comenzó su actividad en pandemia, y fue furor por su insólita propuesta: waffles en forma de genitales masculinos, con diferentes toppings y sabores. Este año, se sumó una nueva propuesta: las “chochas”, con opciones dulces o saladas.

Ante tal propuesta, el marketing y la publicidad acompañó el local con sagaces mensajes que insinuaban cuestiones fálicas. Esta característica provocó polémicas en el barrio y como consecuencia, algunos vecinos decidieron protestar ante el municipio.

Temas Relacionados