El escándalo nacional bautizado “vacunatorio VIP” tuvo repercusión en la provincia de Córdoba. Hace varios días que referentes del radicalismo piden la transparencia en la lista de vacunados. El pedido se oficializó en la Legislatura provincial, lugar donde el oficialismo y oposición se cruzaron por la supuesta inmunización de 20 parlamentarios de más de 60 años.

Las máximas autoridades legislativas y el bloque de Hacemos por Córdoba negaron de manera terminante la sospecha que difundió el legislador mestrista Marcelo Cossar, quien afirma que hay “amigos del poder” que accedieron a la vacunación.

Según la versión del oficialismo, la semana pasada, en una reunión de Labor Parlamentaria, en la cual participan todos los presidentes de bloques, y además es pública, se trató la posibilidad de que los legisladores de más de 60 años recibieran la vacuna. El argumento para vacunar a los mayores de 60 años fue que los legisladores tienen una “gran actividad territorial” y, por tanto, deben estar en permanente contacto con la gente.

Los peronistas dijeron que la intención era consensuarlo entre todos los bloques para hacer un pedido “formal” al Ministerio de Salud provincial para que atendiera esta situación. “Como no hubo un consenso total, no se hizo ningún pedido. El tema quedó en esa conversación en Labor Parlamentaria”, dijo Francisco Fortuna, titular del bloque oficialista.

Sin embargo, el legislador vecinalista Aurelio García Elorrio aseguró que él recibió una convocatoria del Ministerio de Salud para vacunarse por ser “personal estratégico”.

“No me vacuné como legislador, porque el 1º de marzo renunciaré a la banca. Me vacuné por ser docente universitario en actividad y por tener más de 65 años. Lo hice por la Universidad, no por la Legislatura”, aclaró García Elorrio.

El 1º de febrero pasado, cuando el gobernador Juan Schiaretti dejó abierto el período legislativo provincial, Cossar ya había denunciado que había “funcionarios y familiares” que recibieron la vacuna sin haber cumplido los requisitos que fijó el Ministerio de Salud provincial.

Luego del escándalo que se generó el viernes pasado, que terminó con la renuncia del ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, Cossar reiteró sus denuncias.

Sostuvo que es vox populi en la Legislatura la existencia de numerosas vacunaciones que no respetaron el esquema de prioridades oficial. Cossar segura que “no se trata sólo de legisladores sino también de funcionarios, intendentes y hasta choferes”. El miércoles próximo, presentará nuevos pedidos de informe. “Lo que sucedió a nivel nacional es escandaloso, pero tengo plena seguridad de que en Córdoba también hay amigos del poder que se vacunaron”, dijo Cossar.