En un esperado fallo, la Justicia de Córdoba dictó este viernes la pena máxima para Franco Daniel Tapia (26), el asesino de Santiago Orellano (18). El acusado recibió la cadena perpetua por haber matado al joven de un disparo por la espalda en medio de un enfrentamiento de barrabravas.

En este sentido, el autor del crimen fue hallado culpable de los delitos de homicidio calificado por uso de arma de fuego y por alevosía, y de hurto calamitoso debido al robo de la billetera y del celular de Santiago mientras el joven agonizaba en el piso. En una de sus últimas declaraciones, Tapia reconoció lo que había hecho, aseguró que fue un “error” y le pidió perdón a la familia Orellano.

Por su parte, Ramón Mariano Rodríguez (35) fue condenado a 6 años de cárcel por uso de arma de fuego y coacción, pero no se lo acusó de tentativa de homicidio a pesar de que le habría gatillado a otro joven en reiteradas ocasiones. Cabe recordar que todo ocurrió en agosto del 2020 en el marco de un partido de fútbol en barrio Comercial.

Vale destacar que la familia de Santiago había suplicado horas antes que la Cámara Quinta del Crimen le dé a los involucrados la mayor condena contemplada en el código penal.