La inseguridad no para en Córdoba: le robaron la silla de ruedas a una mujer discapacitada

El delincuente actuó con total tranquilidad en pleno barrio Alberdi.
El delincuente actuó con total tranquilidad en pleno barrio Alberdi. Foto: Captura de pantalla

La joven había bajado del auto a comprar elementos en una ferretería. “¿A donde mierda nos tenemos que ir a vivir para estar tranquilos?”, se cuestionó.

Otro indignante hecho de inseguridad se registró en las últimas horas en la ciudad de Córdoba, donde le robaron la silla de ruedas a una joven discapacitada. El delincuente le abrió el auto con la intención de robarle la rueda de auxilio pero encontró el medio de movilidad y también se lo llevó.

Todo ocurrió en la mañana de este jueves en barrio Alberdi y la secuencia del robo quedó registrada en una cámara de seguridad de la zona. Según se puede ver en las imágenes, un hombre pasa caminando por la vereda mientras manipula un elemento en su mano derecha que parece ser un inhibidor.

Segundos después vuelve, se apoya en el auto de la damnificada, espera a que no pase nadie y le abre el baúl. Todo parece indicar que solo buscaba la rueda de auxilio pero al levantar la compuerta encuentra también la silla de ruedas, así que saca todo, lo deja en la calle y cierra el auto.

En ese momento, el delincuente se va caminando y en la secuencia siguiente regresa a bordo de un utilitario Citroen XR, se baja, carga los elementos y huye. “Claramente su intencion era robarme la rueda de auxilio pero al abrir el baúl se encontraron con una yapa… mi silla de ruedas, sí señores, ME ROBARON LA SILLA DE RUEDAS DESDE EL BAÚL DE MI PROPIO AUTO..”, denunció, indignada, la joven asaltada.

Candelaria Storniolo, la joven víctima de un hecho de inseguridad en Córdoba. Le robaron su silla de ruedas. (Instagram @can_world)
Candelaria Storniolo, la joven víctima de un hecho de inseguridad en Córdoba. Le robaron su silla de ruedas. (Instagram @can_world)

A través de un descargo en las redes, la mujer explicó: “Las sensaciones que tengo son muy difíciles de explicar.. desde angustia, enojo, odio, resignacion.. todo junto.. ¿a dónde mierda nos tenemos que ir a vivir para estar tranquilos?”. “¿Para que carajos queres una silla de ruedas, hermano? Vos la vendes por dos mangos pero a mí me cagaste la existencia porque la necesito.. la necesito para mi vida diaria, para trasladarme, para hacer cosas y podes desempeñar mi vida con un poquito mas de normalidad”, lamentó Candelaria Sturniolo.

Por último, la joven suplicó: “Por favor les pido, si llegan a ofrecerles o ven publicada una silla de ruedas OTTOBOCK de aluminio super livianita y con las ruedas desmontables, avísenme o denuncienlos por que es muy probable que sea la mía”.

Temas Relacionados