Es una buena noticia, que trae alivio a los seres queridos y toda la comunidad de La Calera, al confirmarse que Ludmila ha sido dada de alta, tras ser herida de bala por un vecino que intentaba defender a ella y otra mujer del ataque de un motochoro.

La pesadilla tuvo el mejor final para esta joven calerense, Ludmila Olivera de 19 años, que debió ser internada en el Hospital de Urgencias de Córdoba hace siete días, por un disparo de arma en su abdomen, el 29 de marzo.

“El lunes me dieron el alta, estoy bien, recuperándome. Un poco dolorida, pero bien. Tengo que seguir yendo al hospital para hacerme controles, pero estoy bien”, relató Ludmila a Radio Universidad.

Todo había comenzado el lunes 29 de marzo en calle Los Claveles al 2.300, cuando ella salió en auxilio de una mujer que era atacada un delincuente en motocicleta.

Al ver la situación, el comerciante Omar Leandro Martí, salió a la calle y disparó varias veces con una pistola hiriendo al delincuente en la espalda y a Ludmila.