Juan Ignacio Lóndero vivió un 2019 que parecía un sueño, ganó su primer torneo de ATP y nada más y nada menos que de local, en Córdoba. De ahí su carrera fue en ascenso y llegó a jugar los cuatro Grand Slam en los que enfrentó a Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. El 2020 no fue el esperado y pretende revertir todo eso en este 2021.

A pesar de que ya jugó un torneo en Melbourne y el Australian Open, el oriundo de Jesús María busca un resurgir en su tercera participación en el Córdoba Open. El “Topo” se verá las caras este martes en la primera ronda ante el español Albert Ramos Viñolas.

En diálogo con la prensa, apuntó: “Me veo siempre bien, intento ser optimista. Estoy intentando llegar con las mejores sensaciones para enfrentar el torneo. Estamos atravesando un año difícil para todo el mundo no solo para nosotros. Se nos hace difícil si tener que andar en burbuja. Hay momentos que se hace todo muy monótono”.

“Es especial jugar en Argentina, acá en Córdoba y en Buenos Aires, que también lo tomo como mi segunda casa. Puede ser que te ayude un poco la motivación y energía de estar jugando con toda la gente que te quiere ver todo el año. Que te puedan ver en vivo se siente y se transmite”, agregó.

Específicamente sobre el debut, expresó: “Solamente pienso en ir tranquilo, jugar punto a punto y partido a partido. A todos los torneos los encaro de la misma manera. Es un torneo y jugar en Argentina es muy especial. Puede ser que te saque de momentos malos en los que estás”.

Desde el 2020, Londero cambió de entrenador y está bajo las órdenes de Sebastián Prieto, quien fue el último coach de Juan Martín Del Potro. Sobre el nuevo “Topo” que se verá en esta edición del Córdoba Open, detalló: “Vengo trabajando muchísimo con mi entrenador, estamos intentado cerrar más puntos en la red. Fui mejorando varias partes de mi juego y me parece que cuando uno va trabajando va evolucionando todo el tiempo y vamos tratando varias partes, el saque también”.

La experiencia en el mundo ATP

El haber ganado el Córdoba Open en 2019 le abrió las puertas para disputar grandes torneos como los Grand Slam ya mencionados y los ATP Master 1000. Sobre esa experiencia que pretende repetir a lo largo de su carrera, aseguró: “Es lo que esperaba. Es la primera vez que empezaba a entrar al circuito en este nivel. Había jugado cuatro o cinco ATP y son torneos muy buenos que tienen muchas comodidades. Haber tenido la posibilidad de jugar todos los Grand Slam te llena el alma como jugador. Las expectativas siempre están cumplidas”.

En la previa del Australian Open le tocó la experiencia de quedarse encerrado, por la cuarentena, en la habitación del hotel. Vía Córdoba lo consultó al respecto y si había algo que lo había decepcionado de ese gran nivel.

“No me decepcionó nada. Es un gran circuito, el ATP es una organización muy buena que es imposible que te ponga mal, los torneos son espectaculares sobre todo cuando jugás en este gran nivel. Es disfrutar e intentar siempre mantenerse al máximo nivel para estar siempre en estos torneos”, explicó.

Federer en Córdoba

Luego de un 2020 con dificultades y una lesión que lo alejó de las canchas, Roger Federer volverá a jugar en, justamente, un torneo ATP 250, pero en Doha. Vía Córdoba también lo consultó al “Topo” para saber si había alguna posibilidad de que el suizo juegue alguna vez en la provincia.

“Me imagino que plata y que pongan canchas duras, porque Federer juega en canchas de cemento -expresó entre risas-. No creo que venga a jugar un 250 en polvo. Aparte son muy pocos los torneos que tienen que jugar, creo que son dos al año”.