Gastón Revol llegó a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con sed de revancha, se quería sacar la espina que le quedó clavada en Rio 2016 luego de errar un penal decisivo. Este miércoles por la mañana finalmente se colgó la medalla de bronce luego de que Los Pumas vencieran a Gran Bretaña por 17-12.

//Mirá también: Juegos Olímpicos: Lautaro Bazán Vélez y un curioso mensaje en sus botines

Justamente fue Gran Bretaña el rival que en Rio 2016 le quitó la alegría al seleccionado argentino de rugby modalidad seven.

Argentina, en aquellos Juegos Olímpicos había perdido la chance de luchar por las medallas luego de caer derrotado en tiempo suplementario ante Gran Bretaña por 5-0. Fue durante ese choque, en el tiempo extra, que Gastón Revol tuvo la chance de darle la victoria a Los Pumas, pero marró un penal determinante.

“Ahí se me vino el mundo abajo. No podía parar de llorar. Estaba destruido. Era un momento mágico. Meter esa patada, con toda mi gente ahí. Era perfecto”, había dicho Revol.

Pero cinco años más tarde todo cambió para el referente de Los Pumas Seven. Por fin se sacó esa espina y del sexto puesto conseguido en Río 2016, pasó a colgarse la medalla de bronce.

Pero no todo era alegría porque justamente Revol fue expulsado en los cuartos de final por un tackle alto sin pelota y fue sancionado con cuatro fechas. Por lo que se perdió la semifinal ante Fiji (derrota argentina por 14-26) y la pelea por el tercer y cuarto puesto.

//Mirá también: Juegos Olímpicos: día y hora para ver a los cordobeses en Tokio 2020

Una vez que el pitazo final del árbitro confirmó que Argentina era medalla de bronce en Tokio 2020, Revol brindó sus sensaciones: “Empecé a sentir que todo estaba pasando por algo. A veces hay que aceptar el destino y si no estaba en cancha era por algo”.

“Sabía que en algún momento los resultados y las alegrías iban a llegar. Lo viví con mucho nerviosismo y sentido de pertenencia. Tengo una felicidad inmensa”, aseguró, emocionado, el “Verde”.