“Perdimos por un par de detalles. Fuimos e intentamos el empate y no alcanzó”. La síntesis de al derrota de Instituto a manos de Brown de Adrogué 2-1, en boca de Gabriel Graciani, quien con el penal que convirtió puso el descuento sobre el final y activó la esperanza Albirroja, que al final quedó trunca.

“El partido estaba parejo en el primer tiempo. La cancha estaba mala y cualquier pelota en el área daba para generar situaciones de gol”, agregó el Tano Graciani. Y completó: “Era un partido chivo”.

Si Instituto siguió en partido hasta el final fue por el penal que contuvo Jorge Carranza, y que podría haber sido el 3-0 para el dueño de casa. “El campo de juego estaba malo, pero que no fue excusa. Brown tiene dos jugadores que aguantan todo arriba y a nosotros nos costó encontrarle la vuelta”.

Instituto tenía una gran chance ante Brown. No pudo ser (Federico López Claro / La Voz).

El Loco intentó rescatar algo positivo de la visita a Adrogué, donde casi siempre Instituto termina con las manos vacías. “Hemos perdido sólo dos partidos. Estamos ahí. Hoy sí falto juego ante Brown. Tratamos de poner la pelota al piso y no tuvimos premio”.

La mano de Alarcón

Fernando Alarcón hizo su descargo por el penal que le sancionaron, y que derivó en la apertura del marcador para Brown. “Salto a cabecear entre dos jugadores y no sé si la mano me queda pegada ahí. Me quedo con una bronca terrible por el partido que se nos escapa. La verdad es que el penal nos sacó del partido”.

Para el zaguero Albirrojo lo principal es dar vuelta la página rápido. “Estábamos haciendo un partido correcto en una cancha en la que no se puede jugar. No se podía jugar por abajo. Igual no es excusa. Nos falta ajustar cosas como equipo”.