Si Instituto llegó hasta una instancia decisiva, en gran parte fue por el resguardo que le otorgó desde el arco Jorge Carranza, en excelente nivel incluso en la derrota de este domingo 2-0 frente a Defensores de Belgrano, que dejó a la Gloria con las manos vacías y por otro año en la Primera Nacional.

“Se nos termina escapando la posibilidad de pelear por un ascenso, en un partido duro pero que dominamos los 90 minutos. Hasta el final tuvimos chances de empatarlo y así llegar a la definición por penales. Dolido por la oportunidad que se nos fue”, lamentó el Loco.

Y dio en la tecla en el ánalisis, porque la fragilidad defensiva fue demasiada carga para este Instituto de Fernando Quiroz. “No pudimos convertir, como lo hicimos en casi todo el torneo, y nos volvieron a hacer goles”, asumió.

Es que Gloria no consiguió mantener el arco en cero en ninguno de sus compromisos, aún con el gran nivel de su arquero, y se despidió de las chance de pelear por el segundo ascenso a la Liga Profesional.