El 23 de febrero, la circulación en la Costanera de Córdoba fue interrumpida tras al deborde en el río Suquía. Ese mismo día, durante la crecida, un hombre mayor de edad se arrojó sobre las aguas.

El suceso ocurrió a la altura del puente Avellaneda, e inmediatemente los efectivos de rescate comenzaron la búsqueda de este hombre. En el lugar del hecho, encontraron un bolso con su documentación y medicaciones varias.

Tras cinco días de intensa búsqueda, finalmente fue hallado a unos 40 kilómetros de la ciudad, a la altura de Capilla de los Remedios, sobre el cauce del río.

La víctima fatal, al parecer con residencia en barrio Guiñazú, fue identificada como Juan Cristobal Suárez.