En Tribunales de Córdoba impusieron la pena de prisión perpetua a un joven que asesinó a su padre adoptivo, en el final de una historia que tuvo su trágico desenlace el 16 de mayo de 2019, cuando una discusión derivó en muerte de Víctor Domingo Ribotta, de 65 años, y prisión para Lucas Daniel Ribotta, de 34.

//Mirá también: Bialet Masse: mató a su padre “porque se lo dijo el Diablo”

La sentencia fue escuchada en la Cámara 8ª del Crimen, donde se consideró que el hecho fue un homicidio calificado por el vínculo por unanimidad, aun cuando el vínculo no era biológico.

Se trató de un juicio abreviado y el debate fue con un tribunal colegiado integrado por Eugenio Pérez Moreno , Juan Manuel Ugarte y Marcelo Jaime, en el que la principal discusión estuvo centrada en la calificación legal que tenía que ver con el homicidio agravado por el vínculo, como venía la acusación desde la fiscalía de instrucción.

//Mirá también: Villa María: fue acusada de matar a su padre pero investigan si hubo abuso sexual previo

Por su parte, la defensa entendió que no se podía equiparar la calificación con el vínculo por el hecho de ser hijo adoptivo, y pidió que se condene a Ribotta a una pena en la escala del homicidio simple, de 8 a 25 años de prisión; pero El tribunal adhirió a los argumentos del fiscal y emitió la sentencia de prisión perpetua.

El joven tenía algunos hechos delictivos en su haber, hasta que en aquella noche de mayo 2019, selló la desgracia en el interior de la vivienda de calle Espora 565, en el barrio de Alto Alberdi, donde vivía con su papá.

Esa noche, ya pasadas las 20 y en medio de una acalorada discusión Lucas golpeó a su padre con un pesado caño de acero y no satisfecho con esto, toma una cuchilla de la cocina y le dio ocho puñaladas por la espalda, según confirmó la autopsia, que estableció que el hombre murió desangrado.