El espeluznante hecho ocurrió en esa ciudad del Valle de Punilla. La víctima tenía 63 años y su victimario e hijo, 29.


El fiscal de Cosquín, Martín Bertone, investiga el crimen de un hombre de 63 años, de apellido López, cuyo cuerpo apareció en su casa de calle Del Campillo al 200, en Bialet Massé, en el Valle de Punilla.

Minutos después de las 3, un hombre de 29 años, con el mismo apellido, se presentó en la Comisaría local para autoincriminarse como autor del asesinato.

“El diablo me dijo que matara a los López”, señaló quien sería el hijo de la víctima, lo que provocó la sorpresa entre los efectivos que estaban allí.

El barrio y la ciudad no salen de su asombro ante las características de este crimen.




Comentarios