A más de dos años del asesinato a sangre fía del jubilado Bruno Octavio Picco (68) en plena calle 24 de Septiembre (barrio General Paz), la Justicia de Córdoba dictó este jueves la pena para sus asesinos. El jurado popular de la Cámara 6ª del Crimen resolvió que Raúl Orlando Márquez cumpla cadena perpetua, mientras que Claudio Miguel Oliva deberá pasar 18 años en prisión.

//Mirá también: Caso Walter Leiva: detuvieron al cuarto sospechoso del asesinato

Por un lado, Márquez fue encontrado culpable de homicidio criminis causae y robo calificado por el uso de arma de fuego operativa, en concurso real. Por su parte, Oliva fue declarado responsable de homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego (con declaración de reincidencia).

//Mirá también: Asesinato en manada en Bouwer: estaría identificado el autor

Cabe destacar que durante el proceso judicial fue clave la participación del fiscal de Cámara Marcelo Altamirano y la instructora Claudia Rita Palacios, quienes lograron que se agravara la carátula. Antes de su participación, los imputados eran acusados sólo de homicidio en ocasión de robo.

La reconstrucción del asesinato

El 14 de febrero de 2019, aproximadamente a las 15:45, Bruno Picco volvía a pie de un cajero automático de la sucursal de Bancor ubicado en San Jerónimo y Buenos Aires, en el Centro de Córdoba. El jubilado llevaba un bolso con 19 mil pesos que había extraído del banco, cuando fue abordado por dos motochorros.

//Mirá también: Inseguridad en Córdoba: millonario asalto a local informático

Los delincuentes le arrebataron el bolso y le propinaron dos disparos mortales en plena esquina de 24 de Septiembre y Ocampo. Tras ello, los asesinos escaparon pero posteriormente fueron reconocidos y detenidos.