Lejos del ring y de las cámaras de televisión, Fabio la Mole Moli volvió a los orígenes, después de aquellos problemas que incluyeron denuncias por violencia que luego incluso fueron retiradas por su propia mujer.

Mirá también: La esposa de la Mole Moli: “Fabio a mí no me tocó”

Ya no son tiempos de subir al ring para el Gigante de Villa del Rosario, que suma 51 abriles y que volvió a la vida de pueblo y a su trabajo como albañil, con el que se ganaba el sustento diario antes de convertirse en boxeador profesional y más tarde en figura mediática de ShowMatch.

“De todas las cosas que hice, me quedo con el boxeo. Lo demás se dio, pero siempre quise ser boxeador y sólo me faltó ser campeón mundial”, se confesó en una extensa entrevista con radio República de Morteros.

Aunque eso es pasado y Moli dice que hoy “estoy trabajando de albañil. Antes de ser boxeador trabajaba en la construcción, lo sé hacer, me gusta, estoy con mis hijos y mi yerno, así que vivo feliz”, comentó.

Sobre su pasado mediático, contó que no quedó bien su relación con Marcelo Tinelli, sobre todo cuando fue retirado del ciclo por su actividad en las carreras de galgos: “para mí, estar con él fue como un laburo más, como tratar con un patrón. Nadie me dijo lo que tenía que decir, yo decía lo que pensaba en ese momento y gané el Bailando y el Cantando, nadie me compraba, yo hacía lo que sentía. Pero Tinelli se portó muy mal… El primer año fue hermoso, pero después se metió conmigo y los galgueros”, recordó.