En medio de los incendios forestales que azotan a la flora y a la fauna de Córdoba, una conmovedora historia de un animal rescatado se dio a conocer en las últimas horas. Se trata de Estanislao, un puma que hace cuatro años sufrió un grave accidente que le dejó serias secuelas, pero gracias al cariño de una familia hoy retoza en una reserva natural.

//Mirá también: Video: salvaron a un cachorro de puma, mientras trillaban un campo, en Córdoba

En 2017, el animal fue arrollado por una cosechadora junto a otro cachorro en un campo de General Cabrera. Tras el accidente, el conductor de la máquina Julio Leurino y su esposa María Florencia Bertola cuidaron a los animales hasta que la madre se llevó a uno de los dos pero dejó al otro.

Estanislao vive en una reserva natural debido a que no pudo readaptarse a su hábitat natural. Foto: pumakawareserva

Fue en ese entonces que la pareja rescató al pequeño puma, lo curó y le dio un hogar. “Tenía las dos patitas traseras como trituradas, a una de sus manitas le faltaba un pedazo, y se le veía un tajo grande debajo de su mandíbula; su estado era terrible. Mientras, las aves rapaces revoloteaban y amenazaban al cachorro lastimado. Ahí empezó un proceso nuevo para nosotros”, narró la mujer en diálogo con La Voz.

//Mirá también: Córdoba: la historia de un puma al que un hombre tendrá que pagar mensualidad

Pasado un tiempo, la familia llevó a Estanislao a la reserva animal Pumakawa, ubicada en Villa Rumipal, ya que no podía volver a su hábitat natural. Allí fue donde los encargados del lugar notaron que el puma estaba ciego por completo y su cuadro era irreversible.

Luego de un gran trabajo de muchas horas en contacto con el animal, los trabajadores pudieron establecer una cierta rutina para el puma y conocer así sus necesidades.